La Corrupción K en la “Década Ganada” (Capítulo XII)

CAPÍTULO XII

LA MUERTE FINGIDA DE NÉSTOR KIRCHNER [1]

“Observo que vuestros muertos gozan de muy buena salud”. Pierre Corneille, en El mentiroso. 

“Cuánto más grande sea la mentira, más gente la creerá” Adolf Hitler, Mein Kampf. 

“La muerte es un gran castigo para algunos, para otros un gran regalo, para muchos un gran favor, y para los corruptos un gran escape”. José Beltrán Feijóo

 1. ¿Quién gobierna la Argentina? 

Personalmente, yo considero que quien gobierna la Argentina es Néstor Kirchner porque me adhiero a la teoría mayoritaria de que su deceso ha sido toda una farsa.

Seguramente algún lector se preguntará por qué razón incluimos este capítulo en un libro que aborda el tema del enriquecimiento a través de la función pública, y la respuesta es que la mejor alternativa que puede tener alguien que se ha apoderado de los fondos del Estado para escapar del rigor de la ley, es que nunca lo busquen porque crean que ha fallecido.

Si bien la de Néstor Kirchner ha sido una jugada maestra, también hay que poner sobre el tapete que en última instancia no le quedaba otra opción que desaparecer, porque si continuaba militando en la política iba a morir de un infarto, ya que estaba delicado del corazón, y si no moría de un infarto terminaría entre rejas en razón de los innumerables juicios penales en su contra que no podría detener eternamente a través de jueces adictos o que pudiera manipular.

¿Qué mejor alternativa, entonces, que hacerse el muerto y seguir manejando los destinos de su país tras bambalinas, máxime que su esposa, Cristina Fernández, quedaría al frente del gobierno?

Existen tantos indicios y tan contundentes que demuestran que Néstor Kirchner está vivo y que su muerte fue fingida por diversos motivos –que van, como ya señalé, desde su delicado estado de salud que le impediría cualquier actividad política, pasando por no tener que devolver los fondos de Santa Cruz hasta no tener que rendir cuentas a la Justicia–, que con muchísimo menos cualquier tribunal podría dictar una sentencia capital.

Por otra parte, casi como haciendo honor al dicho “vox populi, vox deus”, basta investigar en la Red para comprobar que son muy pocos los que se han tragado el sapo de su muerte.

Si Néstor está vivo como creemos, entonces es indudable que es quien asesora a Cristina y en definitiva quien gobierna la Argentina.

La punta del ovillo de esto la dan los funcionarios que están cerca de la mandataria, los cuales están completamente desconcertados respecto a con quién ella consulta sus decisiones. De ahí las lógicas sospechas.

Otros detalles de la supuesta muerte del ex presidente son: el cajón mortuorio era mucho más pequeño que el tamaño de Néstor, que medía casi dos metros (¿el Diablo metió la cola?); veinte días antes de su supuesta muerte, Néstor ordenó construir el Panteón de la Familia Kirchner: Rudy Ulloa tramitó una parcela del cementerio de Río Gallegos para los Kirchner.

La agencia OPI-Santa Cruz pudo confirmar que el ex chofer K se encargó de negociar ante las autoridades radicales de la municipalidad local “la mejor parcela” para el mausoleo de la familia presidencial.

A esto se debe sumar el hecho de que nadie lo haya visto muerto ni tampoco que haya circulado una sola foto del cadáver del ex presidente.

Kirchner, “casualmente”, fallece el día programado para el Censo Nacional, día de parálisis total en todo el país, circunstancia que haría más impactante la noticia del deceso que si hubiera sido un día laboral común.

También “casualmente”, la pareja presidencial estaba en El Calafate, alejadísima de los medios nacionales de gran cobertura, que dicho sea de paso tenían los ojos puestos en el Censo.

El avión con el “cadáver” de Kirchner llegó a la madrugada al aeroparque, que “casualmente” permanecía desde hacía algunos días cerrado. Solamente el gobierno tuvo acceso a las pistas y la cobertura periodística fue imposible.

No hay que olvidar tampoco que la farsa fue aprovechada −¿o planeada ex profeso?− para atraer emocionalmente a los votantes hacia Cristina Kirchner y lograr así que sea elegida presidente, cosa que luego sucedió en la realidad. El ardid del luto dio un resultado casi mágico.

¿Por qué no hicieron autopsia, como es norma en esos casos? ¿Por qué no intervino un juez para verificar que la muerte de tan importante personaje era natural o no?

Una de las cosas que muchos hicieron notar es que la presidente Cristina no reflejó en ningún momento en el rostro señales de pesadumbre o agotamiento por las horas de angustia vividas. Muy al contrario, mostró en todo momento, sino una sonrisa permanente, sí una sonrisa a lo “Gioconda”.

Lo normal hubiera sido que acreditara con hechos, sollozos, abrazos sentidos u otros gestos característicos de estos casos el dolor que debía sentir, o al menos disimular por la pérdida de su esposo.

Pero no solo no se notó ninguna congoja en ella, sino tampoco en sus hijos o en Alicia Kirchner. Tampoco en sus allegados más íntimos… ¿sabían acaso la farsa?

Muchos asimilan la dudosa muerte de Kirchner al caso de Alfredo Yabrán[2], pues ambos tenían como denominador común una incalculable fortuna de dudoso origen y su dinero estaba oculto tras testaferros y en paraísos fiscales.

Además, tenían a su alcance los elementos humanos y materiales para pergeñar el inmenso fraude, perfecto y maquiavélicamente urdido para burlar a la Justicia y a sus damnificados. Kirchner, por ejemplo, “se fue” dejando muchísimas cuentas pendientes con la Justicia.

Curiosamente, los militantes de la agrupación “La Cámpora” (fundada en 2007), en lugar del lógico recogimiento ante un muerto, hicieron retumbar los cánticos como si estuvieran en un mitin político y no en un funeral. Cuando estamos rindiendo una despedida póstuma a un ser querido o apreciado lo hacemos con respeto, recogimiento, en silencio y con profundo dolor; esto crea un clima especial que contagia a todos los que acompañan esos nobles y puros sentimientos humanos.

¿Acaso es la forma de homenajear a un ex presidente muerto bailando y saltando como una murga en un corso? Hubo bombas de estruendo, gritos, insultos, cánticos ofensivos, todo se juntaba en una muestra total de irrespetuosidad y mal gusto. Y todo avalado por la familia del “muerto”.

Si el ataúd tapado estaba vacío y todo el velatorio fue un teatro –en una filmación se ve que solo dos personas, sin ningún esfuerzo, lo elevaban para depositarlo en la carlinga del avión− sin duda se burlaron de muchos que inocentemente fueron a despedir los restos del ex presidente.

Si realmente los restos de Néstor Kirchner hubieran estado en el féretro, con toda certeza ningún familiar habría permitido que se le falte el respeto, y menos de esa manera tan grotesca[3].

Naturalmente que existen, además de los expuestos, muchísimos otros datos reveladores de la farsa, pero con los mencionados bastan para sospechar que Néstor Kirchner realmente no murió. Y quien quiera profundizarlos puede acudir a la Red y allí encontrará una larga lista de ellos que hacen sospechar fundadamente que su muerte fue fingida.

En cuanto a cómo puede terminar todo esto, es fácil deducirlo. Néstor Kirchner, a causa de sus problemas cardíacos puede fallecer en cualquier momento, caso en el cual su cuerpo se depositará dentro del féretro vacío y las “pruebas” de ADN demostrarán que realmente se trata del ex mandatario. Y así todos los que denunciaron la farsa de su muerte quedarán en ridículo.

Por supuesto que algunos no dejarán de aprovechar el evento, con astucia política, para compararlo con aquellos santos cuyos cuerpos aún se mantienen intactos.

Todo ello sin descartar, por supuesto, la alternativa de que se decidiera “cremar” el supuesto cuerpo del ex mandatario “y colorín colorado el cuento se ha acabado”…

 2. Las falsas historias desinformadoras[4]

Nada mejor para hacer dudar de los informes de aquellos que exponen la verdad sobre la muerte simulada de Néstor Kirchner que introducir la sospecha con datos que son manifiestamente falsos, pues de esta forma también se induce a pensar que los verdaderos también lo son.

En las redes sociales hace mucho tiempo que están circulando varios textos que hablan sobre un posible asesinato, incluso acusando de su perpetración a la propia esposa, Cristina Fernández[5].

Uno de ellos dice ser de un médico, quien habría atendido a Néstor ya fallecido y con una bala en la cabeza;

“Soy el médico clínico Raúl Vizcaíno, DNI, 10.083.432, atendí a Néstor Kirchner en el Hospital de Calafate, tras su arribo a la centro asistencial en el que trabajaba, antes de los acontecimientos que paso a relatarles, el 27 de octubre de 2010 a las 7.34 de la mañana fui testigo de un magnicidio.

“El ex Presidente arribó al hospital con una herida de bala en el pómulo izquierdo como punto de entrada, y el lóbulo derecho el punto de salida, lo que le provocó la muerte instantánea.

“Asumiendo que había sido un atentado, cuando pude asistir a hablar con los miembros de la seguridad presidencial, para interesarme por lo que había ocurrido, uno de los agentes me comentó que estaba solo con la Sra. Presidenta, cuando se sucedió el disparo, y que no había nadie más. A lo que asumí que o eran ellos mismos quienes lo asesinaron, o alguien desde afuera.

“Asumí que todo esto si iba a saber y que la consternación nacional seria como después lo fue, pero con otros argumentos.

“Desde ese día, vivo huyendo, y escondiéndome, trabajando en negro en panaderías, talleres, o lo que sea que encuentre. Conseguí un documento falso, para poder dar cierto grado de credibilidad a mis empleadores.

“Mi pareja falleció en un confuso accidente, a los dos días de la muerte del ex presidente, cuando se encontraba realizando trámites en Rio Gallegos. Yo tuve que escapar del Calafate, al ver que a una de mis enfermeras del hospital las amenazaron de muerte, si comentaban algo de lo que habían visto. Un mes más tarde, fue removido el director del hospital del Calafate, Dr. Marcelo Bravo, diciendo que renunciaba, y se anunció la construcción de un nuevo y más completo hospital en otra zona de la ciudad.

“Me persigue gente de aspecto policial o de fuerzas armadas de civil, y tengo orden de captura con mi foto pero con el nombre de Luis Rafael Piccinetti, por el crimen de un Tucumano, pero la foto, es la de mi DNI.

“Aquí a punto de partir desde Santiago de Chile, a donde llegué de manera ilegal, asistido por gente que creyó en mi historia, parto con rumbo desconocido.

“Dios quiera que algún día pueda regresar a mi Calafate querido, encontrarme con los afectos, y que sepan que estoy bien, que me cuesta dormir en las noches, y que vivo con miedo. Mis padres son vigilados, al igual que mis hermanos, colegas, y vecinos del Calafate. No espero que me crean, les pido a quienes tengan la posibilidad, averigüen que pasó esa mañana. La Presidenta debe hablar al respecto y contar lo que pasó, o que la justicia investigue. No sé cuánto tiempo más me quede. Yo vi que fue asesinado, de un tiro limpio, con sus ojos cerrados, y según mis cálculos, pudo haber muerto estando acostado porque su cabeza y espalda estaban bañadas en sangre, y su cara limpia, con el orificio de entrada. No sé qué fuerzas o qué personas son las responsables de esto, ya no tengo una vida. Y temo por el destino de mi patria, si hemos de ser dominados por gente que puede ser capaz de hacer esto. Raúl Vizcaíno”.

Lo que antecede es desinformación pura, pues ese médico, Raúl Vizcaíno, no existe y el documento que se le asigna pertenece a otra persona[6].

 3. El viaje de Cristina a las islas Seychelles

a) Un paraíso fiscal 

La presidente Cristina Fernández, al volver de un viaje a Vietnam, recaló dos días, entre el 21 y 23 de enero de 2013, en las islas Seychelles, una república independiente que perteneció a la comunidad británica de naciones. En uno de los principales bancos de este paraíso fiscal habría varias cuentas en las cuales –según fuentes financieras– estarían depositados la mayor parte de los fondos desaparecidos de Santa Cruz. Es decir los U$S 1100 millones que la Nación le pagó en 1993 a la provincia por regalías petroleras mal liquidadas[7].

¿A qué habría ido Cristina Kirchner a las Seychelles? ¡Pues uno de los propósitos fue seguramente encontrarse con su esposo Néstor Kirchner y recibir instrucciones, ya que es él quien, tras bambalinas, según sospechamos, gobierna la Argentina!

 b) La historia se repite[8] 

En marzo de 2013, Cristina Fernández estuvo entre el 21 y 23 de enero, como señalamos, en las islas Seychelles, un paraíso fiscal mencionado por el financista Federico Elaskar (ex titular de la financiera SGI conocida como La Rosadita) como uno de los destinos de la ruta del Dinero K.

Meses más tarde, y por presión de los medios y la oposición, el Gobierno explicaría que los dos días de Cristina allí se debieron a un problema en el avión, pero nunca se explicó qué hizo la primera mandataria.

Ahora Cristina viajó a Cuba, tres días antes del inicio de la cumbre de la Celac. Como con Seychelles, tampoco se informó actividad oficial, excepto por haber saludado a una niña, el almuerzo con Fidel Castro y una reunión informal de una hora con Dilma Roussef.

Ninguna de esas actividades tenía carácter oficial ni preveían acuerdos u otro tipo de gestión gubernamental. Todo ocurre mientras aquí se aplica una fuerte devaluación con consecuencias que el Gobierno aún no alcanza a vislumbrar.

Cristina Fernández parece estar adquiriendo cierta debilidad por visitar islas durante los meses de enero sin informar qué hace allí por más que sean pocos días. Ocurre que no se trata de vacaciones, como las que puede tomarse en El Calafate u otra parte del mundo si así lo deseara, sino que forman parte de viajes oficiales en su carácter de presidente de la Nación.

Ya ocurrió con Seychelles en 2013, donde pasó entre el 21 y 23 de enero en la capital, Victoria, sin actividad oficial informada. Pasaron varios meses hasta que se denunció la falta de información sobre ese viaje, hecho que se disparó porque el financista Federico Elaskar (ex titular de la financiera SGI conocida como La Rosadita) mencionó a esas islas como uno de los destinos de la ruta del Dinero K, durante la entrevista –de la cual luego se arrepintió− con Jorge Lanata en su programa Periodismo Para Todos.

La historia se repite y es otra vez enero y otro viaje a una isla con 3 días y sin actividad oficial.

El 24/01 cuando Cristina partió a Cuba advertimos en Urgente24 que viajaba sin agenda durante 3 días antes de la cumbre de la Celac que se celebra el 28/01. Hasta este lunes 27/01 aguardamos información oficial, pero ya a pocas horas del comienzo de la cumbre se confirma que la Presidente estuvo prácticamente de “vacaciones” en Cuba.

La agenda oficial en el portal oficial de Presidencia de la Nación aparece este lunes 27/01 –al igual que los días anteriores− con la siguiente leyenda “sin actividad oficial programada”.

El mismo portal informa, el 25/01, que “La Presidenta Cristina Fernández arribó esta mañana al Aeropuerto José Martí de La Habana, capital de la hermana República de Cuba, para participar de la II Cumbre de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac). La Cumbre tendrá lugar desde el próximo 28 hasta el 29 de enero en la capital de la isla y contará con la participación de representantes y jefes de Estado de 33 países de la región”.

“La mandataria llegó con una comitiva integrada por al canciller Héctor Timerman; el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro; el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, y el dirigente del radicalismo Leopoldo Moreau, entre otros”, agrega el comunicado.

La información oficial confirma que Cristina viajó a Cuba 3 días antes del inicio de la cumbre de la Celac y sin “actividad oficial”.

El domingo 26/01 el mismo sitio informa sobre la reunión de la presidente con Fidel Castro: “La Presidenta Cristina Fernández confirmó que fue invitada por el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, a un almuerzo en su residencia en la ciudad de La Habana, donde la mandataria se encuentra para participar de la cumbre de la Celac”.

 4. Las psicografías premonitorias de Parravicini[9]

Benjamín Solari Parravicini realmente fue un hombre singular, totalmente fuera de serie. Nacido en Buenos Aires el 8 de agosto de 1898 –murió en diciembre de 1974– adquirió renombre internacional más que por ser artista plástico por sus psicografías premonitorias.

Los aciertos de sus profecías fueron tan notables que se puede decir que atinó en casi todas, entre ellas la destrucción de las Torres Gemelas, el advenimiento del Papa Francisco, la llegada a la presidencia del matrimonio Kirchner –la psicografía llevaba el título “poder en el poder bifronte”–, el incidente con la fragata Libertad, etc.

Además de las mencionadas, también dibujó otras psicografías vinculadas a la Argentina[10].

Una de ellas había llamado la atención de los estudiosos de estos temas porque mostraba un féretro con un rostro y ojos bien abiertos, quedando claro a qué se refería cuando se produjo el supuesto fallecimiento de Néstor Kirchner y las sospechas de que todo había sido una farsa. La psicografía, además, contiene la palabra Osiris, que era el dios egipcio de la resurrección. Más claro, imposible[11].

Téngase en cuenta que esta psicografía la había dibujado en el año 1939, es decir, hace más de 70 años. Néstor Kirchner nacería una década después (1950).

En la imagen también se puede observar que el rostro tiene un pañuelo atado. Las imágenes televisivas del funeral, precisamente, mostraron cómo una de las Madres de Plaza de Mayo llegaba hasta el ataúd, se sacaba el pañuelo blanco y lo depositaba en uno de sus extremos[12].

No puedo dejar de mencionar, entre los aciertos de Parravicini que corroboran sus extraordinarias facultades premonitorias, el falso viaje a la Luna de Estados Unidos en 1969 de la Apolo XI, suceso que lo había vaticinado en 1940 (sin dibujo) con estas extrañas palabras: “Llegarán los hombres a la Luna. Serán en ella sin estar. Verán sin ver. Escucharán sin escuchar. Regresarán sin regresar. ¡Cuidado!”.

En la filmación fraguada había participado nada menos que el famoso cineasta Stanley Kubrick, que luego fue asesinado porque, arrepentido, iba a revelar la verdad[13]. 

5. Otros casos de muerte fingida

 a) Una jugada compartida 

Si Néstor Kirchner quisiera vanagloriarse de su jugada maestra tendría que compartirla también con otros, como Adolf Hitler y Amelia Earhart, entre muchos otros que sería ocioso mencionar.

Ya hemos señalado que existen innumerables razones por las cuales una persona decide fingir su propia muerte, sea para escapar de quienes lo quieren matar, o de tener que rendir cuentas a la Justicia por sus delitos, o simplemente para cambiar de vida empezando de nuevo.

Lo cierto es que estas personas de alguna manera pudieron escapar de la muerte, de modo que para ellas no corre el dicho de que de la muerte nadie se salva. Bueno, por lo menos han escapado –o escaparán, para aquellos que han fingido su muerte y aún están vivos– por algún tiempo.

b) Adolf Hitler[14] 

Ninguna duda cabe que la muerte fingida de Hitler hay que catalogarla entre las más espectaculares, pues su suicidio fue toda una farsa. Terminó sus días, junto con Eva Braun, en Argentina.

Si nos basamos en la historia oficial, Adolf Hitler se suicidó el 30 de abril de 1945 en su búnker de Berlín de un tiro en la cabeza junto a su amante, Eva Braun. No obstante, dos escritores británicos, Simon Dunstan y Gerrard Williams, aportan otra tesis en su nuevo libro “The Grey Wolf: The Escape of Adolf” –o El Lobo Gris: El Escape de Adolf.

Según estos investigadores, después de la Segunda Guerra Hitler llegó en submarino a la Argentina junto a Braun, orbitó entre Córdoba y Río Negro, tuvo dos hijas y murió en 1962, a los 73 años, para ser enterrado en algún lugar de la franja montañosa barilochense. Williams afirma que su evidencia “es contundente”.

Sin embargo, la investigación surgió en la Argentina. Desde Bariloche, el periodista Abel Basti, autor del libro “Hitler en Argentina”, publicado en 2006 y editado en Alemania y España, afirma: “Yo lo dije primero. Me robaron la idea y la investigación. Copiaron toda la información que recogí, todos los testimonios y documentos. Decir que me la dieron por la espalda es poco”.

El argentino fundamenta su teoría en dos pruebas que según él son definitorias: el testimonio de Catalina Gameno, hija adoptiva del matrimonio Eichhorn –investigados por el FBI por sus lazos con los nazis–, dueños del hotel Edén en La Falda donde Hitler supuestamente vivió, y un documento (también del FBI) que ratifica la sospecha. Hasta halló una supuesta foto del Führer viejo y moribundo en nuestro país.

Abel Abasti, en su trabajo de investigación, apoyándose en una extensa documentación, mantiene la teoría de que el líder nazi no se suicidó, y que esta muerte fue una farsa sostenida a lo largo de la historia. El último refugio de Hitler habría sido en Bariloche, una ciudad de la Patagonia argentina.

El exilio de Hitler no es un libro de historia, aunque la sucesión de hechos que se cuentan son verdaderos, e indudablemente tienen una gran importancia por sus implicaciones políticas. Pese a que estos sucesos han ocurrido hace ya más de sesenta años, sus secuelas se hacen sentir hasta el día de hoy.

Tampoco se trata de una novela histórica. La trama central −esto es, la suerte corrida por Adolf Hitler y su amante Eva Braun al finalizar la guerra− es real, y no se han incorporado elementos ficticios, como ocurre en ese tipo de géneros literarios. Si se tratara de un relato histórico, sin lugar a dudas este libro sería más sencillo.

Pero este libro no tiene una trama lineal, ya que se ha propuesto dilucidar una gran farsa, presentada como verdadera, que permaneció oculta durante más de medio siglo: hubo triquiñuelas, se dejaron pistas falsas, se crearon testimonios y, con varios ardides más, se logró marear y confundir al mundo.

En “Hitler en Argentina”, con pruebas contundentes, aparece una verdad que impresiona y conmociona[15].

c) Amelia Earhart[16] 

Esta famosa aviadora espió en su última misión para Estados Unidos en contra de Japón. Como este hecho obviamente podría dar lugar a represalias en su contra, el gobierno norteamericano decidió protegerla ocultándola y haciendo creer al público que había desaparecido misteriosamente con su avión en el Pacífico.

Muchas veces las cosas que parecen complicadas son simples, tan simples que resultan difíciles de creer. Y esto es lo que sucedió también con la misteriosa desaparición de Amelia.

Amelia era muy parecida al otro famoso piloto, Charles Lindbergh: ambos eran delgados y había similitudes en la boca, los ojos y también en llevar el cabello corto, incluso en el carácter, ya que ambos eran tímidos. Pero las circunstancias de la vida los arrastraron a estar constantemente en los titulares de los diarios. Lindbergh atravesó el Atlántico en 1928 y al año Earhart cruzó el océano en un avión, convirtiéndose en la primera mujer que lo hizo.

En efecto, el capitán H. H. Railey le ofreció ser la primera mujer en cruzar el Atlántico. Se trataba de recorrer, el 17 y 18 de junio de 1928, los 3.200 kilómetros que distan entre Terranova y Gales. Aunque solo fue de pasajera de Wilmer Stultz, piloto, y Louis Gordon, mecánico, al finalizar la travesía los periodistas centraron sus entrevistas en ella. Amelia cautivó a la prensa desde el primer instante.

Su fama y los reconocimientos recibidos fueron aumentando: el presidente Hoover le condecoró con la medalla dorada especial de la National Geographic Society; recibió las llaves de numerosas ciudades; y el congreso la condecoró con la Distinguished Flying Cross, dada por primera vez a una mujer.

Sus logros también fueron muy numerosos: logró un récord femenino de altitud: 14.000 pies (en 1928); fue la primera mujer en volar el Atlántico (1928); la primera en volar un autogiro (1931); la primera mujer en volar el Atlántico en solitario (1932); la primera mujer en volar sin escalas, de costa a costa, a través de los EE.UU. (1933); y un largo etcétera.

No es necesario que nos adentremos en la historia de esta heroína, ya que en la red hay profusión de artículos sobre ella, sino que lo importante es aclarar lo que le sucedió. El 2 de julio del 2012 marcó el 75 aniversario de su misteriosa desaparición mientras seguía la ruta del Océano Pacífico, cerca de la isla Howland, al intentar completar la vuelta al mundo, acompañada del tripulante Fred Noonan.

“KHAQQ llamando al Itasca. Debemos estar encima de ustedes pero no los vemos… El combustible está a punto de agotarse…”.

Éste fue uno de los últimos mensajes que emitió Amelia Earhart al guardacosta estadounidense Itasca antes de desaparecer con su avión en las aguas del Pacífico. A pesar de las intensas búsquedas, nunca aparecieron los restos del biplano ni de sus dos pasajeros. El 5 de enero de 1939, Amelia Earhart fue declarada oficialmente muerta en el Tribunal Superior de Los Ángeles, California.

Muchas teorías se postularon para tratar de dar solución al misterio, desde abducción por extraterrestres, hasta la afirmación de que los japoneses los habían capturado, llevándolos, a Amelia y a Noonan, a un campo de concentración donde fueron ejecutados, pasando por otros que sostenían que habían derribaron su avión. También se afirmó que Amelia fue liberada y repatriada en secreto a los EE.UU. La teoría más aceptada es que el avión de Amelia se quedó sin combustible y se estrelló en las aguas del Pacífico.

Ninguna duda cabe que esta muerte fingida tuvo buenos propósitos, como lo es sin dudas la protección de su integridad física.

6. La verdadera historia de Néstor Kirchner[17] 

Néstor Carlos Kirchner nació en Río Gallegos el 25 de febrero de 1950. Asistió a la Escuela Primaria n° 1 Hernando de Magallanes. Cursó el bachillerato en el Colegio Nacional República de Guatemala, de Río Gallegos. Inició su militancia en la Federación Universitaria de la Revolución Nacional (FURN), grupo que en 1973 se fusionó con el Frente de Agrupaciones Eva Perón (FAEP) para dar lugar a la Juventud Universitaria Peronista (JUP).

El 9 de mayo de 1975, Néstor y Cristina se casaron por Civil. Se recibió de abogado en la Universidad Nacional de La Plata, en 1976. En 1982, en Río Gallegos, fundó el Ateneo Teniente General Juan Domingo Perón; a finales de 1983 fue nombrado presidente de la Caja de Previsión Social de la ciudad.

En julio de 1984, debido a una disputa sobre las políticas financieras de la entidad, fue destituido por el gobernador provincial Arturo Puricelli. El 6 de setiembre de 1987 Kirchner ganó su primera elección obteniendo la intendencia de Río Gallegos (1987-1991).

En las elecciones del 8 de setiembre de 1991, se consagró gobernador con una victoria con el 61,1 por ciento de los votos. Kirchner dispuso la reforma de la Constitución provincial en dos ocasiones, en 1994 y en 1998, para habilitar primero la reelección (que posibilitó su mandato 1995/1999) y luego la reelección indefinida del gobernador, que lo habilitó para su tercer mandato en 1999-2003.

En la elección del 14 de mayo de 1995 obtuvo el 66,5 por ciento de los votos, y la del 23 de mayo del 1999 el 54,7 por ciento. El 15 de enero de 2003, el presidente Eduardo Duhalde anunció que su elegido para la sucesión presidencial era Néstor Kirchner. El 27 de abril obtuvo el 22 por ciento de los votos, fue superado por Carlos Menem, quien desistió de presentarse en el balotaje.

Asumió la presidencia el 25 de mayo de 2003. El 28 de junio de 2009 fue elegido diputado nacional por la provincia de Buenos Aires. Nunca, en toda la historia de la Argentina, un Presidente tuvo más poder político y económico que Néstor Carlos Kirchner. Ni siquiera Juan Perón. Ni, mucho menos, Carlos Menem.

Kirchner nunca se resignó a ser parte del poder transitorio. Al contrario: pretendió ser parte del poder permanente que trasciende los turnos de los jefes de Estado.

Su poder real fue inmenso. Desde 2003 hasta su desaparición tomó por su cuenta la suma del patrimonio del Estado, distribuyó entre sus amigos el gran negocio de la obra pública, se aseguró de que un empresario aliado comprara parte de la petrolera que al mismo tiempo es la compañía más grande de la Argentina, manejó la caja del transporte público, se metió en los bancos públicos y privados, intercedió para que otro amigo suyo multiplicara sus negocios en el juego e irrumpió en los medios de comunicación para golpear a Clarín y manejar parte de la información de todos los argentinos.

Además, por medio de funcionarios incondicionales, tomó el control del Correo, de Aguas Argentinas y de Aerolíneas Argentinas, así como el dinero de las jubilaciones privadas, entre otras fuentes de poder político y económico.

Pero eso no fue todo. También tomó el control de los jueces federales a través del Consejo de la Magistratura, transformó al Parlamento en una escribanía de sus caprichos, invadió el Instituto de Estadística y Censos (INDEC) para manipular los índices de inflación y pobreza, y penetró la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) para evitar que siguieran investigando a sus amigos de negocios.

Kirchner soñó un proyecto de poder capaz de perdurar durante décadas. Con amigos y enemigos bien diferenciados. Con un discurso de centroizquierda y una política real de centroderecha.

Los que aceptaron formar parte del proyecto se han enriquecido desmesuradamente, al mismo ritmo que el ex presidente. Los que se resistieron han sido perseguidos y castigados, pertenecieran al mundo de la política, al gremial, al empresario o a los medios de comunicación.

La historia de Kirchner es la historia de cómo un sueño político se transformó en el plan de negocios más impresionante que se haya llevado a cabo en la Argentina desde la restauración democrática, en 1983, Y también de la de la brutal estrategia de Kirchner para acumular poder y evitar el ocaso o la prisión.

La historia de Kirchner no solo es la historia de los negociados de los empresarios más poderosos del sector privado, sino también su connivencia impúdica con lo más encumbrado del poder político.

La historia de Kirchner, en definitiva, es la prueba cabal de que las consecuencias de la corrupción son siempre las mismas: más pobreza, más desocupación, más inseguridad, menos educación y más subdesarrollo. 

[1]           Fuente de información: BWN Argentina.com, 30/10/10, “Es mentira que Néstor Kirchner esté muerto”, http://bwnargentina.blogspot.com.ar. Adrián Salbuchi, “La muerte de Néstor Kirchner puede ser un fraude”, http://www.youtube.com. (video). La Jauría, Investigaciones Socio-políticas, http://www.lajauria.supersitio.net. Política de las piaras, “La extraña muerte de Néstor Kirchner”, http://politicadelaspiaras.blogspot.com.ar. Salta 21.com, 12/6/13, “33 dudas sobre la muerte de Néstor Kirchner”, http://www.salta21.com. Tribuna de Periodistas, 30/10/10, Enrique Piragni, “¿Un velatorio sin cadáver?”, http://periodicotribuna.com.ar.

[2]           Taringa, “Alfredo Yabrán, ¿está vivo o muerto?, a diez años de su sospechoso suicidio”, http://www.taringa.net.

[3]           Taringa, Muerte de Kirchner, cada vez más sospechas, http://www.taringa.net.

[4]           Fuente de información: “¿Néstor Kirchner fue asesinado?, http://horaciovelmont.org.

[5]           Ver: Juan Ricardo Mussa,” Blog de denuncias”, http://mussa2011.blogspot.com.ar/.

[6]           Tribuna de Periodistas, “¿Néstor Kirchner fue asesinado de un disparo?”, 9/5/13, http://periodicotribuna.com.arml.

[7]           Informador Público: 20/8/13, “Los fondos de Santa Cruz estarían depositados en las Seychelles”, http://site.informadorpublico.com; ídem, 25/5/13, ¿A qué fue CFK a las Seychelles entre el 21 y el 23 de enero? http://site.informadorpublico.com; íd., 13/7/13, “Los dos días en blanco de CFK en el paraíso”, http://site.informadorpublico.com.

[8]           Metro Informa, 26/1/14, “Los 3 días perdidos de Cristina en Cuba… o la ‘Nueva Seychelles’ “, http://metroinforma.com.

[9]           La Revolución Argentina, “¿Vientos de cambio?”, Benjamín Solari Parravicini, psicografías (“Poder en el poder bifronte”), http://revolucionargentina.wordpress.com/.

[10]         Fuente de información: “Benjamín Solari Parravicini, ¿visionario o delirante”, http://horaciovelmont.org/benjamin-solari-parravicini/;  “¿Quién gobierna la Argentina, Néstor o Cristina?”, http://horaciovelmont.org/.

[11]         Fuente de información: “Benjamín Solari Parravicini y la muerte de Néstor Kirchner”,  http://horaciovelmont.org.

[12]         Cadena Aero, 29/10/10, “La muerte de Kirchner, ¿una predicción de B. Solari Parravicini?”, http://cadenaaero.info/noticias/10564.

[13]         David P. Puig, “La extraña muerte de Stanley Kubrick”, http://www.davidparcerisapuig.com.ar/?p=1116.

[14]         Perfil, “Descubren que Hitler murió en la Argentina y desatan guerra”, 20/10/11, http://www.perfil.com; Conspiraciones 1040, “Pruebas de que Hitler murió en Argentina en 1960”, 19/10/11,  http://conspiraciones1040.blogspot.com.

[15]         Otros mundos, “El exilio de Hitler” (Abel Abasti), http://lanavedemisterio.blogspot.com.ar.

[16]         National Geographic, “¿Dónde está Amelia Earhart? Tres teorías sobre su misterioso final”, http://www.nationalgeographic.es.

[17]         Fuente de información: Luis Majul, “El dueño”, Editorial Planeta, Ed. 2009, http://www.hacer.org/pdf/Majul00.pdf.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s