La Corrupción K en la “Década Ganada” (Capítulo LII)

CAPÍTULO LII 

HÉCTOR CAPACCIOLI, EX RECAUDADOR
DE LOS KIRCHNER
 

A quien digas tu secreto siempre estarás sujeto. Saber popular

 1. El hombre que conoce los secretos de la campaña K[1]

a) Investigación por la asignación irregular de fondos a obras sociales 

Héctor Capaccioli es el hombre que guarda todos los secretos del kirchnerismo. Los detalles de la financiación dineraria del Frente para la Victoria y del denominado expediente por la mafia de los medicamentos, descansan en su cabeza.

Durante años el hombre ofició como Superintendente de Servicios de Salud, uno de los cargos más delicados de la administración Pública, no solo porque debe lidiar con obras sociales, sino porque ese organismo regula la sanidad social del país.

Sin embargo, Capaccioli no supo hacer honor a los requerimientos de su cargo y demostró enorme permisividad y laxitud respecto a negocios hechos con medicamentos adulterados y pacientes inexistentes, un delito que dejó cientos de damnificados, muchos de los cuales hoy están muertos.

Por ello, el juez federal Norberto Oyarbide dispuso su procesamiento sin prisión preventiva en el marco de una investigación por la asignación irregular de fondos a obras sociales.

A Capaccioli se lo acusa “de haber intervenido en su carácter de Titular de la Superintendencia de Servicios de Salud, en la tramitación del expediente nº 118.997/07 en el cual dictó, con fecha 27 de diciembre de 2007, la Resolución 806/7”.

“Tal acto administrativo resolvió distribuir a favor de cincuenta y dos (52) Obras Sociales la suma de $ 47.744.950 (cuarenta y siete millones setecientos cuarenta y cuatro mil novecientos cincuenta pesos) para ser aplicados a la implementación de programas de prevención de enfermedades”, agrega la resolución.

Señala que “el dictado de tal resolución se encontraría viciado y afectaría a la Administración Pública, en orden a que no existe exposición de motivos que pueda justificar el por qué fueron elegidas esas Obras Sociales por sobre las restantes con que cuenta el sistema de salud, ni existe fundamento alguno que dé cuenta del criterio utilizado para las diferentes cifras que fueran asignadas a cada una de ellas en particular”.

También indica que se “apreciarían vicios en lo que respecta a la validez misma de la resolución en cuestión, habida cuenta que la reglamentación que rige a la Superintendencia de Servicios de Salud no prevé entre las funciones de dicho organismo la disposición de fondos para ser aplicados a programas preventivos de salud”.

Por la gravedad de lo antedicho, la Justicia también ordenó un embargo por 500.000 pesos sobre los bienes de Capaccioli.

¿Qué ocurrirá ahora, luego de que cayera por tierra la promesa oficial que le fue hecha al funcionario de marras, de que jamás sería tocado por las garras de la Justicia? Es el gran enigma oficial de estas horas.

Hay que recordar que existe toda una trama que tiene como protagonista a Capaccioli a la hora de entender el blanqueo de dinero que ayudó a llevar a Cristina Kirchner y Julio Cobos a la primera magistratura.

Oportunamente, un conocido empresario de la salud admitió a este cronista los detalles de esa suerte de “lavado de dinero”: “La verdad es que nosotros no pusimos un peso, sólo firmamos y aportamos una serie de cheques (…) Te pagaban el 6% de lo que firmabas y te aseguraban que iban a darte la posibilidad de hacer negocios con la superintendencia (de Servicios de Salud) ¿Cómo no íbamos a entrar?”.

Acto seguido, el hombre de negocios dijo la verdad más incómoda para el Gobierno: “Todo se hizo en la oficina de (Héctor) Capaccioli”.

 b) Metamensaje al poder 

En noviembre de 2008, en días en los que fuentes oficiales aseguraban que sería detenido, Capaccioli dio una entrevista exclusiva a diario La Nación. Allí, ni lerdo ni perezoso, aprovechó para enviar un mensaje velado al kirchnerismo todo: “Fui parte de una junta promotora y cumplí con las funciones que ese trabajo requería. Más que eso no voy a decir”.

Respecto a su necesidad de inmunidad judicial, cuando el diario preguntó por su futuro político, el ex superintendente juró tener “tranquilidad total” respecto a las denuncias en su contra, pero no dudó en señalar a sus propios colaboradores a la hora de hablar de “responsabilidades legales”, al tiempo que aseguró que cualquier compromiso que pudiera caberle debe ser compartido “con el ex jefe de Gabinete [Alberto Fernández], con Víctor Santa María [jefe del sindicato de empleados de edificios y uno de los dirigentes más influyentes en el PJ porteño] y con el resto de los partidos integrantes del frente electoral”.

El mensaje es más que claro: Capaccioli no será chivo expiatorio de nadie. Si debe ir preso, se llevará con él a más de uno.

 c) Conclusión 

En su última medida, Oyarbide no solo procesó a Capaccioli, sino también a Fernando José Scopinaro, subgerente de Gestión Estratégica de la Superintendencia de Servicios de Salud; Osvaldo Oscar Cochlar y Horacio Agustín Ballesteros, todos mencionados oportunamente por Tribuna de Periodistas como responsables de la matriz de corrupción en la Superintendencia.

En tal sentido, hay un dato que pocos conocen: el magistrado prepara para esta misma semana una medida similar sobre un poderoso protegido K.

Por lo antedicho, ya pueden comenzar a temblar en Casa de Gobierno.

 2. Medicamentos: confirman el procesamiento a Héctor Capaccioli[2] 

La Sala II de la Cámara Federal confirmó el procesamiento del ex recaudador de la campaña kirchnerista Héctor Capaccioli, acusado de integrar una asociación ilícita en el marco de la causa por la denominada “mafia de los medicamentos”.

Capaccioli fue el recaudador de la campaña kirchnerista de 2007 y también se desempeñó como titular de la Administración de Programas Especiales (APE), el organismo que quedó bajo la lupa por irregularidades en los reintegros que daba a las obras sociales de los sindicatos por supuestos tratamientos complejos que otorgaban a sus pacientes.

En la misma resolución, la Cámara también confirmó el procesamiento como integrante de una asociación ilícita al también ex recaudador de la campaña kirchnerista de 2007 Sebastián Gramajo.

La Cámara también confirmó el procesamiento de Capaccioli por el delito de incumplimiento de deberes de funcionario público, pero le revocó el que en primera instancia había resuelto el juez Norberto Oyarbide por los delitos de defraudación a la administración pública y negociaciones incompatibles con la función pública.

La Cámara a su vez fijó un embargo de un millón de pesos sobre los bienes de Capaccioli (Oyarbide le había fijado unos 10 millones), y de 350 mil para Gramajo.

En uno de los párrafos del fallo, la Cámara volvió a reprender al juez Oyarbide para que eleve la mega causa por la “mafia de los medicamentos” a juicio oral. “Que el juez transite los pasos pertinentes para encaminar las situaciones de quienes cuentan con procesamiento confirmado por la alzada instancia oral”, reclamó la Cámara en el fallo al que accedió Noticias Argentinas.

Asimismo, declaró nulos los procesamientos por lavado de dinero que en primera instancia se le había impuesto a Capaccioli, Gramajo y Hernán Diez, titular de Lotería Nacional; y del empresario Gabriel Brito, titular de Global Pharmacy.

Por medio de Global Pharmacy, Brito, tal cual figura en las constancias, aportó unos cheques por un monto de 310 mil pesos a la campaña kirchnerista de 2007, aunque el empresario lo negó y atribuyó esa maniobra a una estafa por parte de su par Néstor Lorenzo, titular de la droguería “San Javier, y uno de los principales imputados en la causa.

Capaccioli está acusado de integrar una asociación ilícita dedicada a vender medicamentos en forma irregular desde 2005, así como defraudar al Estado a través las tramitaciones irregulares de subsidios y reintegros a la APE, organismo en el cual él estaba al frente.

Según Oyarbide, el entonces funcionario tenía fuertes vínculos con Lorenzo cuando era titular de la Superintendencia de Servicios de Salud, desde enero de 2006 a noviembre de 2008. Capaccioli está procesado en otra causa por la supuesta utilización de fondos de la APE para fines personales.

En esa causa, Oyarbide le imputó el otorgamiento −como titular de la Superintendencia− a 52 obras sociales de la suma de 47.744.950 pesos “para ser aplicados a la implementación de programas de prevención de enfermedades”, y de haber utilizado dinero público para gastos personales que van desde ropa de marca, objetos tales como una lupa de 500 pesos, un llavero de 350, una cuna, mates, bombillas marca “Cardon”, y hasta una caja de bombones declarada como “regalo a un diputado”.

 3. Héctor Capaccioli y Juan José Zanola irán a juicio oral por la “mafia de los medicamentos”[3] 

Zanola, ex sindicalista bancario, está acusado de ser el jefe de una asociación ilícita que comercializaba medicamentos para el cáncer falsos o adulterados. A Capaccioli lo acusan del traspaso de forma irregular de 48 millones de pesos.

El ex funcionario kirchnerista Héctor Capaccioli, recaudador de la campaña para las elecciones presidenciales de 2007, y el ex sindicalista bancario Juan José Zanola, más otros acusados, irán a juicio oral en el marco de la causa por la llamada “mafia de los medicamentos”, que supuestamente adulteraba remedios y los comercializaba.

Así lo revelaron hoy fuentes judiciales, quienes dijeron que la investigación fue archivada para Enrique Dratman, esposo de la diputada nacional kirchnerista Diana Conti, que estuvo sospechado como supuesto intermediario en la cadena de comercialización de los medicamentos.

Al banquillo de los acusados en el juicio oral también irán Paula Aballay, mujer de Zanola y ex directora del Policlínico Bancario (POBA); su ex número dos, Susana Fionna, y el mayorista farmacéutico Néstor Lorenzo, entre otros procesados por el juez federal Norberto Oyarbide.

El juez federal dio por cerrada la investigación del caso y envió a juicio el último tramo de la causa que se dividió en tres expedientes.

La causa contra Zanola recayó en el Tribunal Oral Federal (TOF) 2 −que tiene el juicio por la tragedia ferroviaria de Once y del atentado a la AMIA−, pero se generó una disputa de competencia con los TOF 3 y 5, que tienen los restantes expedientes de la “mafia de los medicamentos”.

La Cámara Federal de Casación Penal resolvió que el TOF 5 debe tomar la causa contra Zanola pero aún debe determinar la competencia entre ese tribunal y el 3.

Zanola está acusado de ser el jefe de una asociación ilícita que comercializaba medicamentos para el cáncer falsos o adulterados a través de droguerías como San Javier, que era proveedora del POBA.

También está acusado de haber falsificado troqueles de medicamentos −se comprobaron 68 casos− para cobrar su reintegro al Estado.

El sindicalista y su mujer fueron detenidos el 30 de noviembre 2009 y estuvieron presos hasta el 15 de diciembre de 2011, cuando los liberó la Cámara Federal tras el pago de una fianza de 700 mil pesos.

Zanola criticó duramente a Oyarbide a durante la investigación del caso e inclusive lo denunció por mal desempeño en el Consejo de la Magistratura y penalmente por un costoso anillo que tiene el juez.

El ex titular del gremio bancario, su mujer, Lorenzo y otros acusados serán juzgados por los delitos de asociación ilícita, adulteración de medicamentos, defraudación, fraude en perjuicio de la administración pública y comercialización de productos con marca registrada falsificada.

Por su parte Capaccioli, ex Superintendente de Servicios de Salud (SSS) y recaudador del Frente para la Victoria para las presidenciales de 2007, está acusado por el traspaso de forma supuestamente irregular de 48 millones de pesos a 52 obras sociales, en concepto de reintegros por tratamientos médicos complejos que nunca se habrían realizado.

La Justicia detectó unas 15 escuchas entre Capaccioli y Lorenzo sobre esos traspasos de fondos públicos.

Por la “mafia de los medicamentos” también están acusados y ya fueron elevados a juicio el ex comisario de la Policía Bonaerense y empresario farmacéutico José Luis Salerno, dueño de la droguería “Fharmaz Group” y ex socio de Damián Ferrón, una de las víctimas del triple crimen de General Rodríguez.

Y también Ricardo Bruno, dueño de la droguería “Arcasel”, y otras dos personas de esa empresa.

[1]           Fuente de información: Tribuna de Periodistas (Christian Sanz), 8/2/11, “Tiembla el kirchnerismo: procesaron al ‘recaudador’ Héctor Capaccioli”, http://periodicotribuna.com.ar.

[2]           Fuente de información: El Ciudadanoweb, 21/6/11, “Medicamentos: confirman el procesamiento de Héctor Capaccioli”, http://www.elciudadanoweb.com.

[3]           Fuente de información: El Sol diario online, 4/9/13, “Héctor Capaccioli y Juan Zanola irán a juicio oral por ‘la mafia de los medicamentos’ “, http://elsolonline.com. Más información: Revista Noticias, 12/6/13, “El ex recaudador ahora trabaja para los Saá”, http://noticias.perfil.com.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s