La Corrupción K en la “Década Ganada” (Capítulo LIII)

CAPÍTULO LIII 

EL EXTRAÑO CASO DE LOS SECRETARIOS
PRIVADOS DE CRISTINA 

Cuando Jesús dijo: “Milagros más grandes que los que yo he hecho haréis”, seguramente percibió en su visión a los secretarios privados de Cristina. Comentario de un lector.

 1. Milagrosa multiplicación del patrimonio[1]

 a) Secretarios exitosos 

Son jóvenes. Tienen una fortuna en ascenso. Cuentan con la máxima confianza de la Presidenta. Los secretarios privados de Cristina Kirchner, de contacto diario y en conocimiento de las cuestiones más íntimas de la jefa del Estado, multiplicaron asombrosamente sus bienes durante 2012.

Martín Federico Aguirres y Pablo Erasmo Barreiro consiguieron incrementos patrimoniales muy superiores a la media de los funcionarios públicos más importantes del Gobierno, de acuerdo a las declaraciones juradas presentadas ante la Oficina Anticorrupción (OA) a las que accedió La Nación.

 b) Martín Federico Aguirres 

El primer año de Aguirres como secretario privado de Cristina Kirchner fue un éxito para su economía. Sus activos crecieron casi un 260%. Comenzó el año con $320.000 y su declaración final alcanzó $1.150.000. Triplicó su patrimonio.

Aguirres, oriundo de Chivilcoy, invierte en su pago chico. Sacó un crédito con el Banco Nación para construir una casa en esa localidad bonaerense sobre un terreno de 633 metros cuadrados, valuada en casi $400.000. Ese lote, además, fue cotizado en $40.000.

Tiene más propiedades en Chivilcoy: una casa, en un terreno de 304 metros cuadrados, valuada en $107.000; dos lotes de 333 metros cuadrados por $17.500 cada uno y la mitad de un departamento de 51 metros cuadrados por $50.000 recibidos como donación. También declara dinero en efectivo por $240.000 y depósitos en cajas de ahorro por $50.000. Como deuda, informa sobre el crédito con el Banco Nación por casi $300.000.

Aguirres, 31 años, soltero, secundario completo, ingresó el 10 de diciembre a la función pública y dice dedicarle 50 horas semanales a su trabajo. De acuerdo a lo informado en el ítem “ingreso neto por renta del trabajo personal”, percibe más de $600.000 anuales, casi $47.000 por mes. Sin embargo, entre los ingresos de su presentación detalla “haberes de diciembre de 2012” por $33.000. Aguirres no informa sobre otras actividades comerciales ni laborales.

Según los datos provistos el año pasado por la Secretaría General del Gobierno, Aguirres declara un sueldo del mismo nivel que su jefa, la Presidenta. En aquella ocasión, el Gobierno aseguró que el sueldo de Cristina Kirchner era de $30.991 mensuales.

Aguirres llegó al círculo íntimo de Cristina luego de una larga trayectoria dentro del kirchnerismo. Pese a su corta edad, acompañó como secretario privado a José López, secretario de Obra Pública y, después, dio el paso definitivo: fue hombre de confianza de Néstor Kirchner.

Estuvo, incluso, entre los que cuidó del líder en su reposo luego de la operación de la carótida, en febrero de 2010. Ante la muerte de su jefe, Cristina le hizo un lugar en su equipo.

De perfil bajo, Aguirres tuvo dos apariciones públicas. En junio de 2011, durante una gira oficial por Italia, debió ser atendido de urgencia por la unidad médica presidencial por una apendicitis. Apenas aterrizada en Roma, la Presidenta fue a visitarlo personalmente en el hospital.

En febrero de 2012 quedó bajo los flashes cuando acompañó a Cristina en una larga caminata por Río Gallegos.

 c) Pablo Barreiro, un secretario pingüino 

Los bienes de Pablo Barreiro, el secretario preferido de Cristina, crecieron más del 70% durante el ejercicio 2012: de $476.000 a $817.000. Barreiro, 30 años, santacruceño, ingresó a la función pública en febrero de 2010.

El principal incremento de su patrimonio se debe a la construcción de una casa en El Calafate de 150 metros cuadrados valuada en más de $690.000. Además, informa un lote de 43 metros cuadrados en la misma localidad santacruceña cotizado $9000.

Barreiro, que declara estudios secundarios completos, mantiene su Ford K modelo 2006 valuado en $27.000 y reporta otro automóvil, modelo 1992, pero no detalla su cotización. También informa $15.300 en efectivo y deudas por casi $70.000 con el Banco Patagonia.

De acuerdo a su presentación ante la OA, Barreiro informa un “ingreso neto por renta del trabajo personal” por casi $550.000 anuales, más de $42.000 por mes. Sus gastos anuales son $185.000.

Barreiro llegó al equipo de Cristina a los 26 años. El secretario privado heredó la confianza del matrimonio Kirchner. Su padre, Ricardo Barreiro, era amigo íntimo de Néstor. Los Barreiro lanzaron el año pasado un emprendimiento gastronómico: Campo Grande, un restaurante en El Calafate. En su declaración jurada, el funcionario declara acciones de la sociedad por $25.000.

Pablo Barreiro ya tiene experiencia como empresario: participó de la firma de RP Transporte SA, fundada en 2006. Un año más tarde constituyó, también junto a su padre, la empresa Los Antiguos Patagones. Antes de ingresar a la función pública, el secretario de Cristina se había desempeñado como chofer en una de las empresas familiares.

 d) Sobreseídos por la Justicia 

Barreiro ingresó en lugar de Fabián Gutiérrez, uno de los cuatro secretarios privados de los Kirchner que fue investigado por la Justicia por supuesto enriquecimiento ilícito. Todos fueron sobreseídos en los tribunales porque la Justicia entendió que sus crecimientos patrimoniales estaban justificados gracias a sus viáticos.

Gutiérrez dejó su cargo en febrero de 2010, después de que la prensa revelara que estaba construyendo una casa millonaria en Santa Cruz. En seis años, su patrimonio había crecido un 756%. Ese mismo mes también renunció Julio Daniel Álvarez . Sus bienes declarados habían crecido de $6000 a casi $300.000.

Daniel Muñoz dejó el cargo en 2009. La prensa santacruceña publicó que había construido una casa en El Calafate de 480 metros cuadrados. Isidro Bounine renunció a mediados de 2011. De acuerdo con sus declaraciones juradas, sus bienes se habían multiplicado casi 50 veces en tres años.

 2. La nueva vida del ex secretario de Kirchner

 a) Los negocios del poder. Respaldo estatal 

Daniel Muñoz, signado como valijero de Néstor, administra sus empresas sin apremios judiciales. Si bien regresó muchas veces a Río Gallegos, el año 2003 fue un viaje de ida para Daniel Muñoz (56 años), quien integró la troupe que acompañó a Néstor Kirchner a la Casa Rosada.

Desde entonces ya no volvió a radicarse en Santa Cruz; vive entre Buenos Aires y San Martín de los Andes, dedicado a administrar las empresas que comparte con su pareja, Carolina Pochetti (38 años).

Si bien durante casi dos décadas fue la sombra de Kirchner, hoy Muñoz está dedicado a los servicios de asesoramiento, dirección y gestión empresarial, según sus registros públicos en la AFIP desde 2011.

Vive en Villa Pueyrredón y alterna la tranquilidad del barrio con el bucólico paisaje de la cordillera en Neuquén, adonde viaja con frecuencia.

 b) Declaración de Miriam Quiroga 

Por estas horas su nombre volvió a los medios después que Miriam Quiroga, secretaria de Nestor Kirchner y con quien compartía un pasado común en Santa Cruz, dijo en el programa Periodismo para Todos que “Muñoz llevaba los bolsos a Olivos y de ahí a Santa Cruz en avión o por vía terrestre”.

La Justicia dirá si los dichos de Quiroga responden a cuentas pendientes entre ambos. Muñoz y Quiroga se conocen desde los tiempos de la gobernación y eran parte de los pocos indispensables que acompañaron a Kirchner en la campaña presidencial que inició en 2001 recorriendo el país.

Durante los ajetreados años que acompañó a Kirchner, Muñoz no tuvo tiempo para nada más. Sin embargo con la llegada de Cristina se empezó a diversificar: en febrero de 2008 registró sus dos primeras empresas: DS Mayer y Proxi-SRL junto a Gregorio Sebastián Ludman.

Una se dedica al transporte y la actividad inmobiliaria, y la segunda a la actividad petrolera y a prestar servicios financieros, radicada en Cipolletti, Río Negro.

Ahora Muñoz vive su segundo momento de exposición mediática. El primero fue en 2009, cuando fue investigado por presunto enriquecimiento ilícito junto a otros tres secretarios presidenciales y, tras un peritaje, fue sobreseído por el juez federal Claudio Bonadio.

La causa le significó que lo apartaran del cargo. Según reveló La Nación, en ese año Muñoz fue pasajero del avión atribuido al ex secretario de Transporte, Ricardo Jaime: el Lear Jet A 31, matrícula N786YA.

Según un informe de la Policía Aeroportuaria, el 2 de marzo de 2009 el Lear Jet voló a Uruguay con varios santacruceños: junto a Muñoz viajaron su esposa, Carolina Pochetti, su madre, Stella Marys Blanco, tres amigos de Pochetti de apellido Almaraz, Sosa y Vargas.

Sin embargo, en 2011 su nombre llegaría otra vez a los medios, esta vez con una denuncia de Mariana Zuvic, titular de la Coalición Cívica-Ari de Santa Cruz. La denuncia fue presentada a la UIF, pero ya no sólo abarcaba a Muñoz sino que arrastró a su pareja Pochetti, sobrina política del gobernador Daniel Peralta, al gobernador, a su esposa y su familia política.

Zuvic denunció inversiones del grupo familiar, y también el uso del avión sanitario de la provincia con fines personales. La investigación atribuía al grupo familiar un complejo turístico de 25 cabañas en San Martín de los Andes. A su vez Pochetti es titular de Patagon Experience SRL, Patagon Adventures SRL, Cayuqueo Sacifya y Tabacalera del Norte.

La denuncia por presunto lavado de dinero fue presentada ante la UIF, la Unidad de Investigaciones Financieras en septiembre de 2011. En marzo de 2012, Peralta denunció a Zuvic por sus dichos en los medios con el estudio de León Arslanian y la disputa sigue abierta.

Según confirmaron de ambas partes a La Nación, la UIF no avanzó con la investigación ni convocó a declarar a Peralta.

 3. Renuncia de Fabián Gutiérrez[2]

 a) Aumento descomunal del patrimonio 

Oficializan la renuncia del secretario de Cristina acusado de enriquecimiento ilícito. Fabián Gutiérrez, que trabajó con los Kirchner en los últimos 15 años, es investigado porque su patrimonio aumentó más de siete veces desde 2003; está construyendo una casa en El Calafate cuyo valor se estima en US$ 1 millón

Fabián Gutiérrez, uno de los históricos secretarios privados de la presidenta Cristina Kirchner, imputado en una causa por enriquecimiento ilícito, renunció a su cargo en los últimos días.

La dimisión quedó oficializada hoy con su publicación en el Boletín Oficial y la designación de su reemplazante.

Gutiérrez, que trabajó con Néstor y Cristina Kirchner en los últimos 15 años, quedó en la mira de la justicia federal cuando trascendió que estaba construyendo una casa en El Calafate cuyo valor se calcula en un millón de dólares. En aquel momento, el ahora ex asistente de Cristina Kirchner, dijo que había gastado sólo 300.000 dólares en la lujosa vivienda.

El descubrimiento, que en su momento hizo público la agencia de noticias OPI de Santa Cruz, derivó en una investigación por presunto enriquecimiento ilícito en la que también quedaron imputados otros tres secretarios de Cristina Kirchner.

En números. El patrimonio de Gutiérrez aumentó más de siete veces desde que acompaña a los Kirchner. Ingresó en el plantel de Presidencia en 2003 con $ 52.590 y, en 2008, reconoció bienes por más de $ 400.000, según las declaraciones juradas de bienes que presentó el funcionario en la Oficina Anticorrupción.

El juez federal Claudio Bonadío investiga a Gutiérrez, a Isidro Bounine, a Daniel Muñoz y Daniel Alvarez. En noviembre del año pasado, cuando quedaron imputados, el fiscal Guillermo Marijuán le pidió al magistrado que solicitara informes sobre el llamativo incremento de sus bienes.

Según consta en el decreto 158/2010, Gutiérrez renunció a su puesto de “secretario adjunto” de la Presidenta el 31 de enero último. En su lugar, fue designado Pablo Erasmo Barreiro. El joven de 26 años es hijo de Ricardo Barreiro, ex secretario de Néstor Kirchner y actual empresario hotelero en El Calafate..

 b) Un peritaje favorece a Fabián Gutiérrez[3] 

Fabián Gutiérrez está acusado de enriquecimiento ilícito por un abogado de Buenos Aires. Los peritos de la Corte justificaron su incremento patrimonial del ex Secretario de la presidenta. El Dr. Enrique Piragini lo había denunciado ante la justicia hace dos años.

De acuerdo a lo publicado por el diario La Nación, un peritaje contable oficial descartó que Fabián Gutiérrez, ex secretario privado de la presidenta Cristina Fernández, se haya enriquecido ilícitamente durante su desempeño como trabajador de la administración pública, informaron hoy fuentes judiciales.

Gutiérrez, quien también trabajó junto al fallecido ex presidente Néstor Kirchner, justificó un emprendimiento inmobiliario que estaba llevando a cabo en El Calafate con sus ingresos por salarios y un préstamo que había obtenido.

El peritaje, realizado por el Cuerpo de Contadores de la Corte Suprema, fue entregado en las últimas horas al juez federal Claudio Bonadío, que amplió el contenido con la declaración testimonial de la contadora María del Carmen Peredo, a cargo de la experticia.

Así, Gutiérrez −quien renunció a su cargo en febrero de 2010− quedó a las puertas del sobreseimiento, que el juez podría dictar en los próximos días.

El ex secretario presidencial había declarado en 2003 ante la Oficina Anticorrupción un patrimonio de 52.590 pesos, pero esa cifra trepó en 2008 un 765 por ciento.

La denuncia por “enriquecimiento ilícito y otros delitos” había sido promovida en octubre de 2009 por el abogado Enrique Piragini, luego de una publicación periodística sobre la construcción de una casa en El Calafate por parte de Gutiérrez, valuada en un millón de dólares.

 4. Sospecha de enriquecimiento ilícito[4] 

Uno de los secretarios privados de la presidenta Cristina Kirchner renunció el viernes último al cargo debido a la presión que sentía por denuncias en su contra por supuesto enriquecimiento personal. Se trata de Martín Aguirres, de 31 años, cuyo patrimonio registró un fuerte aumento desde que fue designado en diciembre de 2011.

La dimisión fue motivo de conversación en todas las reuniones de la Casa Rosada. La aceptación de la renuncia, por parte de la mandataria, se conoció a través del decreto 251/2014, publicado ayer en el Boletín Oficial, con la firma de Cristina Kirchner y del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich. “El joven se sentía muy presionado y por eso creyó conveniente volver a Chivilcoy, de donde es oriundo”, señaló a LA NACION una fuente del Gobierno.

“Acéptase, a partir del 5 de marzo de 2014, la renuncia del señor Martín Federico Aguirres como Secretario Privado de la Presidenta de la Nación”, indicó el texto del decreto. Aguirres había actuado en la función pública con Néstor Kirchner y había sido designado en diciembre de 2011, con sólo 29 años. En rigor, reemplazó en el cargo a Isidro Bounine, a quien también la Justicia investigó por enriquecimiento ilícito. Aguirres manejó la agenda presidencial, asistió a Cristina en los actos y viajó junto a la Presidenta y la comitiva presidencial.

Su nombre quedó expuesto públicamente cuando La Nación reveló que su patrimonio se triplicó durante su gestión como secretario de la Presidenta. En el primer año, creció casi un 260% porque inició el ejercicio con $ 320.000 y su declaración final alcanzó $ 1.150.000, según declaraciones juradas presentadas ante la Oficina Anticorrupción (OA).

 5. El estigma de los secretarios de Cristina[5] 

Esta vez no fue un santacruceño, como se estilaba. Oscar Parrilli, secretario general de la Presidencia, designó como secretario privado de la presidenta Cristina Kirchner a un hombre de su confianza, alejado de los perfiles que caracterizaban a quienes ocupaban ese cargo. Los anteriores provenían de Santa Cruz y en poco tiempo tuvieron un marcado ascenso en sus patrimonios; incluso varios fueron investigados por enriquecimiento ilícito. En el Gobierno buscan revertir estos antecedentes y llegó al cargo un hombre de la confianza de Parrilli, dicen.

Hace diez días se conoció en el Boletín Oficial (Decreto 251/2014) la renuncia de Martín Aguirres como secretario de la Presidenta.

En su reemplazo fue nombrado Mariano Cabral, que ya trabajó como colaborador de Parrilli e integra la agrupación Peronismo Militante.

Según explicaron a Clarín fuentes allegadas a Parrilli, quisieron cambiar el perfil de quienes ocuparon la secretaría privada de la Presidenta.

“Los santacruceños que estuvieron, tuvieron algunos desmanes”, soltó un funcionario.

Al menos cinco secretarios privados de la Presidenta renunciaron al cargo siendo prácticamente millonarios. “Esto no puede repetirse”, soltó un funcionario en la Casa Rosada.

Aguirres se fue de su cargo con un patrimonio triplicado durante la última década, donde también fue secretario de José López −secretario de Obras Públicas−. Cuando asumió como secretario de Cristina tuvo un incremento del 260% s egún consta en sus declaraciones juradas proporcionadas por la Oficina Anticorrupción. Empezó con $320.000 y su declaración final alcanzó $1.150.000.

No fue el único que tuvo un incremento sustancial en su patrimonio en poco tiempo. Pablo Barreiros oriundo de la localidad de El Calafate, secretario también de la Jefa de Estado desde 2010, manifestó en sus declaraciones juradas pasó de $476.000 a $817.000 en un año.

Los números que se sustentan en compra de propiedades, cuentas en bancos privados y empresas en algunos casos, han sido una marca registrada en los secretarios privados de la Presidenta.

Otro santacruceño que estuvo en la mira fue Daniel Álvarez, actual secretario de Desarrollo Social de Río Gallegos y quien oficia de chofer cada vez que Cristina descansa en el Sur. Su patrimonio ascendió $294.000 en pocos años. Renunció a la secretaría privada en 2009 cuando él, Fabián Gutiérrez, Isidro Bounine y Daniel Muñoz fueron imputados por el juez federal Claudio Bonadío en una causa por enriquecimiento ilícito. Fueron sobreseídos, pero renunciaron en cuestión de meses.

Gutiérrez se quedó en Santa Cruz con una gran propiedad en El Calafate y en Río Gallegos. Además de tres empresas (CYD servicios generales, Patagonia Gourmet, Contruc Sec S.A). Su patrimonio había crecido 756%. Muñoz tiene una denuncia ante la UIF por lavado de dinero junto al gobernador Daniel Peralta. Tiene dos empresas (Proxy SRL y DS Mayer S.A) y propiedades en el Sur. Bounine en tres años pasó de declarar un patrimonio de $15.000 a $ 830.254.

[1]           Fuente de información: La Nación, 27/11/13, “Los secretarios privados de Cristina Kirchner también multiplicaron su patrimonio”, http://www.lanacion.com.ar.

[2]           Fuente de información: La Nación, 4/2/10, “Oficializan la renuncia del secretario de Cristina acusado de enriquecimiento ilícito”, http://www.lanacion.com.ar.

[3]           Fuente de información: OPI Santa Cruz, 17/10/11, “Un peritaje de la Corte Suprema favorece a Fabián Gutiérrez”, http://opisantacruz.com.ar.

[4]           Fuente de información: La Nación, 8/3/14, “Renunció un secretario privado de la Presidenta”, http://www.lanacion.com.ar.

[5]           Fuente de información: Clarín, 18/3/14, “El estigma de los secretarios de Cristina”, http://www.clarin.com.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s