La Corrupción K en la “Década Ganada” (Capítulo XLVII)

CAPÍTULO XLVII 

HÉCTOR TIMERMAN ¿CORRUPTO O NEGLIGENTE? 

“Si ya sabes lo que tienes que hacer y no lo haces, entonces estás peor que antes.” Confucio

 1. Carrió pidió interpelar al canciller Timerman por el Lázarogate[1] 

La diputada quiere preguntarle al ministro por las demoras en el envío de exhortos a Uruguay en una causa que involucra al empresario K. “Confirmar esto, supondría confirmar el delito de encubrimiento por parte de las más altas autoridades de la Nación”, expresó Carrió.

Elisa Carrió presentó un pedido de interpelación al canciller Héctor Timerman, para que explique las supuestas demoras en el envío de exhortos a Uruguay, en el marco de una causa que involucra a Lázaro Báez.

La diputada nacional considera que el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, que encabeza Timerman, demoró los pedidos. También pidió también investigar la supuesta retención de documentación proveniente de la Justicia de Uruguay.

La candidata a legisladora por UNEN estimó “no menor” que la Cancillería esté sospechada de “demorar, entorpecer o de cualquier modo encubrir con su accionar la investigación que la Justicia argentina está realizando en torno a Lázaro Báez por lavado de dinero y otros delitos”.

“Es por demás preocupante que esto ocurra siendo el empresario investigado miembro del entorno de la presidente de la Nación. Confirmar esto, supondría confirmar el delito de encubrimiento por parte de las más altas autoridades de la Nación”, expresó Carrió, en un escrito difundido por el portal Parlamentario.

La Justicia uruguaya habría enviado exhortos al juez a cargo del Juzgado Criminal y Correccional Federal n° 7, Sebastián Casanello, a fines de mayo pasado, pidiendo información sobre la causa en que investiga a Lázaro Báez por presuntas maniobras con fondos públicos.

“Esos pedidos nunca habrían llegado a ese juzgado”, señaló la diputada, quien agregó que el magistrado envió además exhortos a la justicia uruguaya con pedidos de información sobre la compra por parte de mandatarios de Lázaro Baez del campo El Entrevero. “Ese requerimiento nunca habría llegado al a las autoridades uruguaya”, remató.

 2. Juicio político a Timerman

 a) Razones del pedido aducidas por Carrió[2] 

La diputada nacional de la Coalición Cívica Elisa Carrió adelantó que pedirá el juicio político contra el canciller Héctor Timerman por la firma del memorándum de entendimiento con Irán. “Garantizan impunidad”, dijo.

“Voy a pedir el juicio político al canciller Timerman por garantizar la impunidad de los atentados contra la embajada de Israel y la AMIA a través de este memorándum que viola expresos derechos incluidos en la letra de la Constitución y los tratados internacionales que integran el corpus constitucional. No va a poder caminar por la calle”, afirmó.

En declaraciones a Radio Ciudad, la ex líder de la CC ARI consideró que el memorándum enviado por el Poder Ejecutivo al Congreso “viola expresos derechos constitucionales y tratados internacionales que integran el corpus constitucional”.

“Ni el Ejecutivo ni el Congreso tienen facultades y/o competencias para afectar el derecho constitucional a la Justicia de los querellantes que el memorándum pone en cuestión. En consecuencia, la estrategia de la oposición no debe quedarse en el simple rechazo al acuerdo sino que se debe ir por la declaración de su insanable nulidad. Esta será la única arma que les quedará a los querellantes para accionar ante el juez que está a cargo de la causa”, explicó.

Carrió consideró que “está claro que éste es el punto final para la investigación de los atentados” y que “lo único que queda es la imagen lamentable de un canciller con su gesto de desesperación e improvisación”.

 b) Existencia de un doble estándar 

“Si en aquellos atentados hubiesen muerto ciudadanos no judíos, la Presidenta no hubiera podido firmar ese memorándum. Existe un doble estándar en el que no es lo mismo la muerte de un pobre que la de alguien de clase media o alta, en este caso ocurre algo similar”, sostuvo la legisladora.

Asimismo, en su embestida contra Timerman, Carrió lo acusó de “entregar a su pueblo” a cambio de un acercamiento con Irán.

“(Ese acercamiento) empezó hace 2 años con la influencia de (presidente de Venezuela, Hugo) Chávez. Cristina quiere ocupar el lugar de Chávez”, aseguró en relación al vínculo que Venezuela tiene actualmente con el país asiático.

Carrió expresó que tiene “más confianza en la instancia de apelación que en Canicoba Corral”, en relación al juez federal que entiende en la causa por el atentado de julio de 1994, y aseguró que “el Gobierno quiere q se caiga la causa”.

Y por último acusó a la gestión de Cristina de falta de gestión: “La verdad es clarísima. No hay moneda ni seguridad ni política exterior. Los ciudadanos deben elegir qué quieren”.

 3. “El pequeño Timerman”[3]

 a) Víctima de su padre 

El periodista Gabriel Levinas dialogó en Radio Jai sobre “El Pequeño Timerman”, biografía no autorizada del Canciller argentino, que acaba de publicarse. Levinas comentó que Jacobo, padre de Héctor, “decía que la inteligencia salta una generación”, haciendo referencia al actual funcionario, que supo tener un programa en nuestra emisora.

El libro de Levinas es una semblanza de la historia familiar del actual Canciller de la República Argentina y de cómo la controvertida figura de su padre, el periodista Jacobo Timerman, marca definitivamente el destino personal de su hijo.

El pequeño Timerman sirve no solo para entender cómo Héctor Timerman, para muchos un hombre de pocas luces, llega en su condición de judío a ser el primer Canciller de la República Argentina, en un ámbito que históricamente tuvo amplios sectores conservadores e incluso antisemitas, sino para ver las contradicciones, travestimos políticos, tráfico de influencias y negocios que desde hace décadas marcan la realidad del país.

La historia de Jacobo Timerman, y por añadidura la de su hijo Héctor, son una buena síntesis de la historia contemporánea de Argentina. Un hábil empresario periodístico que acompañó e incluso incentivo el derrocamiento de gobiernos democráticos por parte de los militares y que manejó el poder e influencia de sus medios de comunicación para beneficio propio y terminaría siendo víctima del monstruo que había alentado.

Una historia llena de paradojas, negocios y contradicciones. Timerman padre fue socio de David “Dudi” Graiver, “el banquero de los montoneros”, que manejaba una parte del dinero del secuestro extorsivo de Jorge Born, unos 17 millones de dólares que se esfumaron con la muerte dudosa del banquero en un accidente aéreo en México. Una historia de miserias, mentiras y pragmatismo de la época.

Héctor, en ese período de tan solo 22 años, fue impuesto por su padre como parte de su estrategia de negocios como director de un fugaz tabloide vespertino.

De ahí en más, vale recorrer la historia del actual Canciller, sus reclamos por la vida de su padre, las denuncias de antisemitismo de la época (de las cuales su padre había renegado tiempo antes), su largo exilio en USA, trabajos, emprendimientos y vínculos personales y políticos diversos.

 b) “Preso sin nombre, celda sin número” 

El famoso libro “Preso sin nombre, celda sin número” que escribió Jacobo Timerman en Tel Aviv durante su breve exilio en Israel, que colaboró para su salida del país junto a la embajada norteamericana, se convirtió en un best−séller en Estados Unidos, que incluso lo llevó al cine.

La fama de Timerman en USA la usufructuó muy bien su hijo Héctor, que en su exilio estudió y vivió por once años en ese país e incluso recibió la ciudadanía norteamericana (a la cual renunció). A su regreso al país, fue nombrado cónsul Argentino en Nueva York, lo que hizo que llegará a transformarse en uno de los cancilleres más cuestionados de las últimas décadas.

En las páginas aparecerá el vínculo del Canciller con su identidad Judía, su relación con el Rabino Marshal Meyer, su regreso a las fuentes, sus declaraciones previas respecto a Irán y muchos otros aspectos llamativos de su personalidad.

El apasionante libro de Levinas muestra el posicionamiento de decenas de personajes públicos contemporáneos, sus actividades en los años 70 y cómo con el devenir de los nuevos tiempos y sin importar cuáles fueron sus actitudes en el pasado, se ha ido reacomodando y redefiniendo para conquistar o continuar en el poder.

“Solo un judío como Héctor podría haber firmado el acuerdo con Irán”, sostiene Levinas al referirse al Memorándum suscrito entre la República Argentina y el país de los Ayatolas, sindicado por la justicia del país como responsable del atentado a la mutual judía AMIA en 1994.

El pequeño Timerman, biografía de un Canciller, es mucho más que la historia de un personaje y su familia: es una radiografía que permite conocer los males y mentiras que acompañan a la República Argentina desde hace décadas y que en una corrupta hipocresía, en aras del poder y negocios, pueden hacer y lograr lo impensable.

 4. Timerman, en el engranaje de mentiras y engaños[4]

 a) ¿Víctima del régimen o culpable? 

Hasta Orwell le retiraría su apoyo para el Ministerio de la Verdad después de leer esto. ¿Lo hará conscientemente y por convencimiento? ¿O será una pobre presa víctima del régimen?

Héctor Timerman es un engranaje más del sistema de mentiras, engaños y falsificaciones del kirchnerismo. En su libro “1984”, George Orwell le habría reservado el Ministerio de la Verdad.

Según la Real Academia Española, miente aquel que dice o manifiesta lo contrario de lo que sabe, cree o piensa. Miente aquel que induce a error y falsifica. Engaña aquel que da a la mentira apariencia de verdad. Confunde aquel que mezcla cosas diversas, de manera que no puedan reconocerse o distinguirse.

 b) Timerman miente, engaña y confunde 

Al cumplirse un año de la firma del memorándum con Irán, escuché una entrevista radial de la periodista María O’Donnell a Timerman que decidí desgrabar. ¿Existe algo más poderoso que el contraste del “relato” con los “hechos” para desbaratar la mentira?

¿Existe algo más poderoso que el contraste del relato con los hechos para desbaratar la mentira?

Dijo sobre el tratado: “Está aprobado. Ellos lo aprobaron…fue aprobado por el Consejo de Seguridad Nacional de Irán. No hay ninguna duda sobre eso”. Si está aprobado por ambos países, ¿por qué la Dirección de Tratados de Cancillería informa que el tratado “no está en vigor”? Sencillamente porque ninguno lo ratificó. ¿No sabe Timerman que en derecho internacional aprobar no equivale a “ratificar”?

En el marco del pedido de declaración de inconstitucionalidad presentado por la AMIA y la DAIA, el mismísimo Poder Ejecutivo afirmó en el expediente judicial: “Negamos…que a la fecha haya entrado en vigor el citado memorándum”. De lo que el juez Rodolfo Canicoba Corral colige “del informe presentado por el Poder Ejecutivo no se verifica la materialización de los actos invocados”.

Además, el juez sostuvo: “En el caso de autos las disposiciones contenidas en el memorándum sobre las que se intenta se expida el suscripto (por el juez) con relación a su conflictividad constitucional ni siquiera se encuentran vigentes, vale decir, que no son ley y por lo tanto no puede confrontarse con el orden constitucional”. Si esto no fuera suficiente para concluir que el tratado no está en vigor, dice el fallo: “Va de suyo que al no producir efectos jurídicos, lejos se encuentra de causar lesión alguna”. En definitiva, el tratado no está vigente.

La mentira de Timerman persiste. Le dijo a la periodista que el canciller iraní lo había informado (verbalmente suponemos) sobre la aprobación del tratado: “Sí, sí, en la última reunión de septiembre de Naciones Unidas”.

Sabe Timerman que ninguna autoridad judicial está habilitada a viajar a Irán hasta tanto no se dé cumplimiento a varios artículos del memorándum que, repito, no está en vigencia

Supongamos que elegimos creerle al canciller. Si él fue informado de la aprobación por su par iraní en la última Asamblea de Naciones Unidas en Nueva York, ¿por qué la Presidenta de la Nación dijo increpando a Irán desde el atril y ante el mundo lo siguiente? “Esperamos que este nuevo gobierno [por el de Rohani]….que nos digan si han aprobado el acuerdo, cuándo se va a aprobar si no se hizo, y si podemos tener una fecha para que un juez argentino pueda viajar a Teherán”? ¿La Presidenta no había sido informada por el canciller de la aprobación iraní o Timerman miente y le miente?

 c) El engaño está a la vista 

El canciller se pregunta en la entrevista: “¿No es mejor tener un acuerdo firmado que dice que Irán va a autorizar al juez argentino a viajar?” Y responde: “Estamos esperando la fecha para poder implementar la fecha del viaje”, sobre la posibilidad de que autoridades judiciales argentinas viajen a Teherán a interrogar a los acusados iraníes.

Sabe Timerman que ninguna autoridad judicial está habilitada a viajar a Irán hasta tanto no se dé cumplimiento a varios artículos del memorándum que, repito, no está en vigencia. Seamos buenos una vez más y supongamos que lo está.

El artículo 5 dice que ‘La Comisión (de la Verdad) y las autoridades judiciales se encontrarán en Teherán para proceder a interrogar…” ¿Podría el canciller informar −ya que para él el tratado está vigente−, cómo avanza el cumplimiento del artículo 1 referido a la creación de la comisión a la que ni menciona? Sólo podría establecerse una fecha para el interrogatorio una vez que la comisión esté creada.

 d) Irán no es confiable 

Respecto de los opositores al pacto con Irán, dice: “Hay gente que primero lo ataca [por el memorándum] porque beneficiaba a Irán y ahora lo ataca porque no se cumple”. ¿Nos toma por tontos?

Desde el primer momento advertimos que Irán no era confiable, que no iba a cumplir el acuerdo y que firmarlo significaba un gran costo para la Argentina y una increíble ventaja para el régimen iraní que buscaba paralizar la investigación judicial local y proteger a sus acusados.

¿Debemos concluir que el canciller jamás comprendió los intereses del régimen iraní, su ethos y su claro objetivo en este caso?

¿En verdad, la Presidenta y Timerman creyeron en la “buena voluntad” del régimen iraní?

Hiela la sangre releer las palabras de la Presidenta en el atril de Naciones Unidas cuando dijo “creemos en la buena voluntad de la gente”.

¿En verdad, la Presidenta y Timerman creyeron en la ‘buena voluntad’ del régimen iraní? ¿En manos de quiénes hemos depositado los destinos de la Nación? ¿Son ineptos, cínicos, ignorantes?

Como dice Timerman, lleva tiempo cumplir los tratados internacionales. Sin embargo, los países suelen mostrar permanentemente su interés por alcanzar los objetivos y trazan planes para lograrlos comunicando a las partes y al mundo.

El cumplimiento de un tratado internacional no depende de la “buena voluntad” porque es un contrato que genera una obligación y no una intención.

¿Qué ha hecho Irán desde la firma del memorándum hace poco más de un año? Nada. ¿Qué ha hecho la Argentina? Todo. ¿Y qué ha logrado? Ni verdad, ni justicia, sólo un daño profundo a su reputación frente a los países libres y democráticos del mundo.

Como corolario, Timerman afirma: “Tal vez haya gente que no quiera que el juez indague a los sospechosos”. ¿A quién se refiere? ¿A los familiares de las víctimas, a las autoridades de la AMIA y la DAIA, a la oposición política que ha sido unánime en el rechazo, a la sociedad argentina en su conjunto? No sorprende la bajeza moral del golpe. La tomamos de quien viene.

En una trágica paradoja del destino, el hijo del gran Jacobo intenta mentir, engañar y confundir, pero fracasa. Lo hace por sus propias limitaciones intelectuales y políticas. Pero también encuentra el límite en una sociedad que escuchó muchas mentiras en dictadura y en democracia.

Ya nadie come vidrio. Como decía el General Perón “la única verdad es la realidad”. Hasta Orwell retiraría su apoyo a Timerman para el Ministerio de la Verdad después de leer esto.

 [1]           Fuente de información: Perfil.com, 2/9/13, “Carrió pidió interpelar al canciller Timerman por el Lázarogate”, http://www.perfil.com. Más información: BWN Patagonia, 27/1/11, “Endesa y la negligencia de Timerman”, http://bolsonweb.com.

[2]           Fuente de información: La Política online, 14/2/13, “Pedirá juicio político a Timerman”, http://www.lapoliticaonline.com.

[3]           Fuente de información: Radio JAI, 2/12/13, “Timerman es la víctima de su padre”, http://www.radiojai.com.ar.

[4]           Fuente de información: La Nación, 12/2/14, “Timerman, en el engranaje de mentiras y engaños (Laura Alonso), http://www.lanacion.com.ar.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s