La Corrupción K en la “Década Ganada” (Capítulo XXII)

CAPÍTULO XXII

LOS JUICIOS POR CORRUPCIÓN CONTRA RICARDO JAIME

“La siembra es libre, la cosecha obligatoria”. Ley cósmica

1. Las causas más graves que lo involucran[1]

a) Rendición de cuentas entre 2003 y 2009 

El ex secretario de Transporte está comprometido en distintos procesos judiciales; los casos más relevantes −administración fraudulenta, estrago culposo, corrupción, favores y bolsos con dinero− son solo algunas de las acusaciones que enfrenta el ex secretario de Transporte, Ricardo Jaime, quien sería encarcelado en las próximas horas a raíz de un pedido de prisión preventiva ordenado por el juez Bonadío.

Su detención se debe a una obra de 2003 en el ferrocarril Belgrano Cargas, en el que habría un sobreprecio de 2.000.000 de pesos. Sin embargo, son varias las cuentas que Jaime debe rendir ante la justicia por su gestión al frente de Transporte, entre 2003 y 2009.

 b) La tragedia de once 

La causa que más comprometía hasta hoy la libertad de Ricardo Jaime es la tragedia de Once, que el 22 de febrero de 2012 causó la muerte de 52 personas y dejó otros 700 heridos.

Tanto él como su sucesor en la secretaría de Transporte de la Nación, Juan Pablo Schiavi, integran la nómina de, al menos, 26 imputados en la causa.

Jaime se opone al juicio porque considera arbitraria su vinculación con el caso, ya que había dejado el cargo casi tres años antes del accidente. Está procesado por estrago culposo y administración fraudulenta.

 c) Bolsos con dinero 

Miriam Quiroga, la ex secretaria del difunto ex presidente Néstor Kirchner, lo complicó en la causa por los maletines que contendrían dinero del lavado. El juez federal Luis Rodríguez suma una denuncia contra Jaime a la causa en la que investiga al ex secretario presidencial Daniel Muñoz.

Quiroga dijo que vio al ex secretario con un bolso con dólares saliendo del despacho presidencial. En el expediente también están imputados el gobernador de Santa Cruz, Daniel Peralta, junto con su sobrina Carolina Pochetti.

Jaime tenía una denuncia previa. El ex subsecretario de Transporte Aeronáutico, Ricardo Cirielli, distanciado con el Gobierno, había denunciado penalmente a Jaime por llevarle bolsos a Kirchner a la Casa Rosada.

 d) Dádivas 

A su vez, Jaime deberá enfrentar a la Justicia por el delito de dádivas de parte empresas a quien él mismo debía controlar desde la secretaría de Transporte.

El fiscal federal Guilermo Marijuán pidió el año pasado que lo juzgaran por aceptar dádivas. Las recibió −según el fiscal− porque el alquiler de los pisos de Retiro donde vivía fueron pagados por la empresa Terminal de Ómnibus de Buenos Aires, que Jaime controlaba y a la que favoreció con la renovación de la concesión de la terminal de micros de Retiro.

En otro caso de dádivas, ya elevado a juicio, empresarios del transporte, a los que también controlaba, le pagaron pasajes de avión a Brasil, Uruguay y Córdoba. Está acusado Claudio Cirigliano, accionista de la controlante de TBA, procesado por la tragedia de Once.

2. Causas abiertas por corrupción[2] 

El ex funcionario es el más investigado del kirchnerismo en causas abiertas por los negociados que hubo en la secretaría de Transporte entre 2003 y 2009, pero fue condenado por un caso menor.

A Jaime se lo investiga porque los bienes que consiguió mientras fue secretario de Transporte del kirchnerismo son injustificables. Se lo investiga en el caso de la Tragedia de Once por no haber controlado a Trenes de Buenos Aires (TBA), la empresa que explotaba el ferrocarril Sarmiento.

Está pendiente de ir a juicio oral porque se descubrió que el dueño de la Terminal de ómnibus de Retiro le pagaba el alquiler de su departamento cuando él, como funcionario público, debía supervisar cómo se cumplía el contrato.

También está sospechado por la compra de trenes españoles casi en desuso que costaron millones de euros y no sirven casi para nada. La lista de sospechas sobre Ricardo Jaime sigue.

Fue el amo y señor de los millonarios subsidios al transporte y decidió qué empresas iban a realizar las cuantiosas obras de infraestructura ferroviaria. Era más un gerente de las empresas que un funcionario que las controlaba. Por eso Jaime tiene más de 20 procesos judiciales abiertos por sospechas de corrupción.

Su primera pena fue por algo parecido. Un intento de robo. El Tribunal Federal 2 de Córdoba lo condenó por unanimidad a la pena de seis meses de prisión en suspenso porque lo halló culpable del delito de “sustracción de documentos destinados a servir de prueba ante la autoridad competente, en grado de tentativa”.

Los jueces Fabián Asís, Carlos Lascano y José María Pérez Villalobo, además, le impusieron a Jaime varias reglas de conducta: debe fijar domicilio, pedir permiso para ausentarse y someterse al control del Patronato de Presos y Liberados de su lugar de residencia.

La condena de seis meses de prisión en suspenso es de la mitad de lo pedido por el fiscal federal Maximiliano Hairabedián, quien había solicitado un año de prisión. Los jueces lo hallaron culpable de haber intentado robar unas tarjetas personales que lo nombraban como Director Ejecutivo de la empresa Cerro Motos.

En 2010, cuando sucedió el intento de robo, toda relación de Jaime con empresas podía ser investigada en la causa por enriquecimiento ilícito. Esas tarjetas complicaban no solo a Jaime sino a los verdaderos dueños de la agencia Cerro Autos, hermana de Cerro Motos.

La contadora Eleonora Feser, colaboradora del fiscal Carlos Rívolo, que investiga a Jaime por enriquecimiento ilícito, había hallado las tarjetas en una campera del ex funcionario. Se las dio al policía federal Miguel Ángel Maidana quien las puso sobre una mesa con otras pruebas halladas en la casa de la hija del entonces funcionario. Las tarjetas estaban sobre la mesa y Jaime se las metió en el bolsillo. El policía le dijo que las devolviera y así lo hizo.

Pero como estas tarjetas revelaban la existencia de un entramado de negocios y política, nunca llegaron al juzgado de Norberto Oyarbide. Nunca jamás aparecieron. Y no pudieron incorporarse como prueba.

De todo esto se habló en las primeras dos jornadas del juicio. Feser repitió lo que había visto. Y Maidana recordó la escena de Jaime con las tarjetas en su bolsillo. Los jueces creyeron los testimonios de los dos testigos y no lo dicho por Jaime.

El ex funcionario dijo ante los jueces que esas tarjetas no existieron y que nunca tuvo relación con esa empresa. Pero los jueces dieron por válida la historia.

Las tarjetas no están, pero existieron y, como dijo el fiscal, el único que tenía intención en que desaparecieran era Jaime. Por eso había pedido que lo condenaran.

La condena, que será apelada por Jaime ante la Casación y seguramente luego llegará a la Corte, aún no ha quedado firme. Cuando esto suceda si se mantiene la condena, servirá como antecedente para las siguientes. Una segunda condena, con una previa en suspenso, será seguramente de cumplimiento efectivo.

La segunda condena, cuando sea que llegue será por un caso de corrupción. De los tantos por los que Jaime es investigado.

 3. Enriquecimiento “injustificable” mientras fue secretario de Transporte[3] 

Uno de los peritos contadores que estudiaron el incremento patrimonial de Ricardo Jaime afirmó ante el juez Casanello que el ex funcionario no puede demostrar de dónde provino el dinero que usó para vivir

Héctor Roccatagliata es uno de los integrantes del Cuerpo de Peritos Contadores de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. El juez federal Sebastián Casanello lo citó a declarar como testigo en la causa en la que se investiga el enriquecimiento ilícito del ex secretario de Transporte del kirchnerismo Ricardo Jaime.

Roccatagliata fue, junto a la contadora Eleonora Feser, uno los peritos oficiales que realizaron el estudio contable en el que se analizaron los bienes conseguidos por Jaime y sus testaferros.

La conclusión de ese peritaje fue contundente: Jaime y su círculo familiar y de negocios no pueden justificar su enriquecimiento.

El magistrado quería interrogar al perito para pedirle algunas precisiones acerca de los resultados del estudio. Ayer por la mañana el juez Casanello le pidió detalles de algunos de los puntos analizados en el peritaje.

Para dejar todo en claro el juez le pidió a Roccatagliata que explique si “del análisis que realizó de la documentación usada en la pericia puede afirmar que hubo un enriquecimiento injustificado por parte de Ricardo Jaime a partir de su nombramiento el día 28 de mayo de 2003 como titular de la Secretaría de Transporte, hasta los dos años posteriores a su renuncia definitiva al cargo del día 1 de julio de 2009”.

El contador Roccatagliata dijo que “las diferencias en el movimiento patrimonial son apreciables y, en la medida en que se desconocen los orígenes de ingresos que dan motivo a un crecimiento patrimonial apreciable, este crecimiento es injustificable”.

La explicación consta en la declaración del perito a la que accedió Infobae en fuentes judiciales.

Tanto la pregunta como la respuesta fueron expresadas en un lenguaje complicado. El juez quiso saber si el ex funcionario puede justificar el crecimiento patrimonial. El perito dijo que el enriquecimiento de Jaime es apreciable e injustificable.

Ya no quedan muchas dudas. Primero un estudio contable y luego uno de los autores de ese estudio lo han confirmado: Jaime, sus familiares y sus asociados se enriquecieron de manera “injustificada” durante los años en los que el ex funcionario manejó millones de peso s en subsidios y en obras para infraestructura de transporte. E hizo otros negocios oscuros.

El fiscal del caso, Carlos Rívolo, ha pedido en seis ocasiones la indagatoria de Jaime y sus tres hijas y su ex esposa Silvia Reyss, porque considera que ellas aumentaron su patrimonio gracias al dinero negro de los negocios a la sombra de la Secretaría de Transporte.

También hay otros parientes de Jaime que deben declarar en indagatoria. Por ahora Casanello no lo ha decidido. Tal vez la contundencia de los dichos de Roccatagliata acelere los tiempos para que Jaime se tenga que presentar en Tribunales para explicar cómo hizo el dinero que cambió notablemente el estilo de vida de los suyos.

 [1]           Fuente de información: La Nación, 12/7/13, “Las causas más graves que involucran a Ricardo Jaime”, http://www.lanacion.com.ar.

[2]           Fuente de información: Infobae, 3/9/13, “Jaime, condenado y con más de 20 causas abiertas por corrupción”, http://www.infobae.com. Más información: Infobae, 14/1/14, “Casación estudia si es válida la condena de Ricardo Jaime, http://www.infobae.com.

[3]           Fuente de información, Infobae, 26/9/13, “Confirman que Jaime se enriqueció de manera ‘injustificable’ mientras fue secretario de transporte”, http://www.infobae.com.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s