La Corrupción K en la “Década Ganada” (Capítulo XXXIV)

CAPÍTULO XXXIV

ESTAFAS A LOS JUBILADOS

“Es totalmente falso hablar de desvío de fondos de los jubilados, tal como se lo ha hecho”. Diego Bossio, titular de ANSES.

“No hay mentira más perjudicial que la verdad disfrazada”. Manuel Tamayo y Baus.

1. Investigan red de corrupción en ANSES[1]

a) Denuncias sobre defraudaciones al Estado nacional 

La conducción de ANSES puso en marcha una auditoría interna reservada como respuesta a una serie de denuncias sobre defraudaciones al Estado nacional por cifras millonarias por parte de una red de funcionarios del organismo.

La investigación en marcha sería la base para que se inicien las correspondientes denuncias ante la Justicia Federal. Según trascendió en medios de ANSES, las principales maniobras delictivas serían tres. La de mayor envergadura económica sería la fabricación de jubilaciones de alto monto mediante expedientes truchos, que serían cobradas por falsos beneficiarios que les retornarían la mayor parte del dinero a los miembros de la banda.

Una segunda operatoria consistiría en alterar en más los montos de las jubilaciones, previo acuerdo con sus titulares para repartirse las ganancias.

Por último, se habrían detectado también denuncias sobre el cobro de peajes exigidos para destrabar el cobro de expedientes por altas sumas que ANSES debe en función de sentencias judiciales.

 b) Tirando del hilo 

De acuerdo a lo trascendido, existiría una extensa nómina de funcionarios bajo la lupa, tanto en niveles superiores del organismo como intermedios. Algunos nombres de los sospechosos empezaron a trascender, por ejemplo, el de Carlos Marciano, de la Unidad de Leyes Especiales, donde se tramitan jubilaciones de elevado monto y se resuelven los pagos.

Señalan conocedores del tema que las investigaciones en curso podrían destapar una red de corrupción similar a la detectada en el 2010, cuando también terminaron procesados varios funcionarios judiciales del fuero previsional.

 2. Bossio convirtió a ANSES en una bolsa de trabajo K[2]

a) Amigos, familiares y jefes de la Cámpora 

Quiénes son los amigos, familiares y jefes de La Cámpora contratados. Los hijos de D’ Elía, un procesado y la mujer de Montenegro. Cuánto cobran.

Valeria Loira, la esposa de Bossio, el camporista “Juani” Ustarroz, el titular de ANSES Diego Bossio, Pablo D’Elía (hijo del piquetero) y el ex recaudador K Sebastián Gramajo, todos integrantes de ANSES.

La Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES) no sólo se transformó en la principal “caja” de Gobierno en los últimos años, sino también en uno de los principales órganos empleadores del Estado. Su estructura creció un 137% desde la llegada de Diego Bossio, en julio de 2009, hasta octubre de 2011. La Cámpora fue la agrupación más beneficiada en los nombramientos jerárquicos, aunque en el listado de empleados hay otras sorpresas de dentro y fuera del kirchnerismo.

Bossio se rodeó de gente de confianza. Por ejemplo, su hermano Pablo, abogado y presidente del club Santamarina, pasó por el organismo en un puesto gerencial.

La esposa de Diego Bossio, Valeria Loira, ex secretaria de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner cuando era senadora, tiene despacho y dirige virtualmente la oficina de personal de ANSES. Ella controla ausentismos, licencias por enfermedad y pagos a personal.

Según la base de datos del organismo a la que accedió Perfil.com, figura como “autónoma”. Su apellido volvió a resonar el mes pasado por el gran crecimiento patrimonial de su hermano Carlos.

La ex síndico adjunta de la SIGEN encabezó hace pocos meses una auditoría interna luego de denuncias por la distribución en los medios de la pauta publicitaria del ente previsional. Una amiga íntima de Loira, Belén Franchini, fue nombrada secretaría Legal y Técnica en febrero de 2011.

Hoy reporta directamente a Bossio y revisa el control de los millonarios pagos de sentencias por reajustes jubilatorios. Franchini, a su vez, contrató a su hermana Raquel. La amiga de la mujer de Bossio, entre sueldo, aguinaldo y premios, cobró 60.979 pesos en julio.

Por su parte, Diego Bossio ganó 69.172, 76 pesos en julio, más que el doble del sueldo de la Presidenta. De hecho, el año pasado el patrimonio del titular de ANSES creció un 144%.

Una fuente del ente previsional, que pidió reservar su identidad, confió a Perfil.com que ANSES, además, paga en diciembre un plus de “productividad anual” a los gerentes y directores. El monto extra y anual varía entre 60.000 y 90.000 pesos por cargo. “Con esa plata los altos mandos cambian los coches a fin de año”, precisó la fuente.

 b) La Cámpora al poder 

“De coordinador para arriba, ellos van por todos los puestos. Los que no son militantes están muy cagados”, confió un empleado de ANSES a Perfil.com. “Hay áreas en las que si no sos de La Cámpora, no podés trabajar”, advierte otra empleada del organismo que dialogó con este portal. Y se refiere a un área con peso político: la Dirección de Relaciones Institucionales.

Esa dirección era comandada hasta diciembre de 2011 por la “capitana” de La Cámpora, Mayra Mendoza, quien se fue al Congreso de la Nación como diputada nacional. El puesto lo heredó otra militante de confianza, María Cielo Carasatorre. En julio, esta camporista cobró 38.445,75 pesos entre sueldo, aguinaldo y premios, de acuerdo a la nómina de empleados que accedió este portal.

A su vez, Carazatorre es la “jefa” de María Lucila Rodríguez, la ex pareja de otro jefe de La Cámpora, el legislador porteño Juan Cabandié. La madre del hijo de Cabandié figura en planta permanente desde setiembre de 2010, pero sin cargo asignado. Una empleada de ANSES que trabaja en el mismo edificio aseguró a este portal que “hace tiempo que no se la ve”. Cobra en mano 8.000 pesos al mes.

Portavoces de ANSES señalaron a Perfil.com que la ex de Cabandié es “analista de procesos intermedios de la Dirección de Relaciones Institucionales” y “encargada de elaborar informes trimestrales con la agenda institucional”.

Además, “colabora con las solicitudes y rendiciones de las comisiones de servicios, los releva y presenta la planilla mensual. Asimismo, colabora en la organización de actos institucionales”.

“Juani” Ustarroz, medio hermano del diputado y nº 2 de La Cámpora “Wado” De Pedro, está cargo de la Jefatura Regional Bonaerense nº 4 de ANSES, con 22 oficinas a su cargo. Ingresó en noviembre de 2010 como gerente de la sucursal Mercedes −donde perdió la elección a intendente el año pasado− y luego fue ascendido. ¿Cuánto se llevó a mitad de año? 39.377,10 pesos.

En Provincia hay más presencia jerárquica de La Cámpora. Roberto Ariel Porcaro, el “padrino” político del diputado provincial José Ottavis, dirige la Jefatura Regional Noroeste, con asiento en Chaco. Eso sí, en ANSES declara un domicilio en Corrientes. En julio, recibió un pago de 39.377,10 pesos, incluyendo extras.

 c) Consultora de lujo 

La abogada María José Labat, esposa del ministro de Justicia porteño, Guillermo Montenegro, estuvo en la nómina de ANSES entre mayo de 2010 y abril de 2012. Pese a su prestigio, fue contratada en la categoría 7 −equivalente a una empleada administrativa− con un sueldo bruto de $7.363, unos 5.000 pesos en mano. Labat es socia del estudio jurídico Righi y Asociados, que defendió al matrimonio Kirchner −entre otros− y quedó en jaque por las acusaciones de Amado Boudou contra el ex procurador Esteban Righi.

Según voceros de ANSES, la letrada fue “consultora” del ente previsional “contratada por la Universidad Tres de Febrero” y luego pasó a planta permanente de ANSES “por tareas de consultoría”.

De acuerdo a los portavoces, “desarrolló funciones en la Gerencia de Relaciones Gremiales y luego en la Dirección de Relaciones con la Comunidad. Todo ello por 5.000 pesos por mes, “ya que sólo realizaba tareas administrativas, no legales”, explicaron desde ANSES. En abril, tras el escándalo de Righi, renunció al ente estatal.

Este portal se comunicó dos veces con la secretaria de Labat en su estudio, pero la esposa del ministro porteño no respondió los llamados para precisar su rol en ANSES.

 d) Los amigos de Boudou 

Otra funcionara de ANSES con vínculos de alto nivel es Carolina Olazagasti. Su rango es de coordinadora. Es la hermana de Lucas y José María, y la pareja de “Juanchi” Zabaleta, el Secretario Administrativo del Senado y mano derecha de Amado Boudou. Justamente el hermano de “Juanchi”, Mauricio Zabaleta, comprometió al vicepresidente en el caso Ciccone.

El hermano de la coordinadora de ANSES es José María Olazagasti, un asesor del ministro Julio de Vido y referente del kirchnerismo porteño. En 2007 se difundió una foto de José María junto a Victoria Bereziuk, la valijera que compartió el famoso vuelo con Guido Antonini Wilson.

 e) Procesado en ANSES 

Sebastián Gramajo fue diputado porteño y en 2007, junto a Hernán Diez, se convirtió en el asesor financiero de Héctor Capaccioli en la recaudación de la campaña presidencial de Cristina Fernández de 2007. Por los cheques de las droguerías fue procesado por la Justicia Federal por “asociación ilícita” en la causa del ‘Remediogate’.

Hoy, Gramajo tiene a su cargo la Dirección del Órgano Consultivo de ANSES, el nexo de los centros jubilatorios de todo el país. Se trata de un área con un presupuesto millonario y responsable de las capacitaciones en los centros de jubilados de toda la Argentina.

En julio, Gramajo cobró 38.578 pesos entre sueldo, aguinaldo y premios.

 f) La plaza es nuestra 

Cuatro de los cinco hijos del Luis D’Elía, Pablo (27 años), Facundo (25) y Belén (24) y Luis Ignacio (19) , son otros nombres del kirchnerismo empleados por ANSES. A inicios de 2008, D’Elía padre cedió un local partidario en Isidro Casanova. Por una gestión de Alberto Fernández, fueron contratados por el entonces titular de ANSES, Claudio Moroni. La condición era que le dieran empleo a los tres hijos, que ya eran mayores de edad.

Pablo D’ Elía gerencia la Unidad de Atención Integral (UDAI) “Virrey del Pino”, mientras que Facundo, Belén y Luis Ignacio (entró en 2011) son empleados administrativos. Pablo cobró 27.943,58 pesos el mes pasado; su hermano Facundo, 24.203 pesos y Luis Ignacio, el más chico, 16.960,02 pesos, todos en concepto de sueldo, aguinaldo y premios. Belén se tomó vacaciones la primera semana de agosto luego de cobrar 22.824,23 pesos (en todo concepto).

 3. Desvío de los fondos de ANSES[3] 

La Corte Suprema ordenó que el organismo previsional honre las deudas por movilidad que mantiene con miles de jubilados. El Gobierno desoye esa orden y utiliza los recursos para cubrir sus necesidades financieras. “Se sacan fondos del sistema para otros destinos que no tienen relación con la futura clase pasiva”, dice la AGN.

Obras de infraestructura. Construcción de Viviendas. Financiamiento del Tesoro Nacional. Netbooks para estudiantes. Subsidios con fines sociales. Y hasta un crédito a la General Motor.

Distintos son los usos que el Gobierno Nacional le da a los fondos de la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSES), menos al pago a los jubilados con los que el organismo mantiene deudas y que fue ordenado por la Corte Suprema de Justicia en un fallo que sigue siendo desoído por la oficina que comanda Diego Bossio.

Se conoció este miércoles (13/6) que el máximo tribunal emitió un nuevo fallo para que ANSES informe sobre el destino que administra.

De acuerdo a la sentencia de la Corte, el organismo previsional tiene 30 días para presentar la información solicitada, a fin de actualizar algunos datos sobre las ejecuciones presupuestarias, el Fondo de Garantía de Sustentabilidad y los juicios de jubilados, entre otras cosas (ver nota relacionada).

Con la crisis internacional agravándose y con la imposibilidad de acceder al mercado financiero, el Gobierno Nacional optó en 2008 por reestatizar los fondos que administraban desde los 90 las Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones (AFJP), una idea que volvió famoso al entonces titular de ANSES, Amado Boudou, y que le permitió escalar hasta convertirse en vicepresidente Cristina Fernández, aunque hoy su imagen dentro del Ejecutivo está más que discutida.

Ese cambio en las reglas de juego, que constituyó la creación del Fondo de Garantía de Sustentabilidad, le permitió al Gobierno hacerse con fondos frescos para cubrir sus necesidades de financiamiento para encarar distintos proyectos, como los mencionados en el inicio de este artículo. El último emprendimiento con los fondos de los jubilados se conoció este martes (12/6) cuando la Presidente anunció el lanzamiento de créditos hipotecarios respaldado por ANSES.

Pero anteriormente, y dejando de lado el pago a los jubilados ordenado por la Corte Suprema, los recursos del organismo previsional se utilizaron, entre otras cosas, en:

Obras energéticas: Durante 2011 ANSES fue el principal aportante a los fideicomisos financieros destinados a solventar obras energéticas, como la central nuclear Atucha II y usinas termoeléctricas. Los fondos de los jubilados significaron más de la mitad del mercado de los fideicomisos con US$2.541 millones.

Planes de viviendas: El organismo también contribuyó a financiar la construcción de viviendas sociales en distintos puntos del país. Además, en 2009, y al igual que lo que se presentó este martes, ANSES respaldó con sus fondos un plan de créditos hipotecarios para el acceso a la vivienda. Según el mismo Gobierno, sólo se entregaron 7.500 créditos cuando se preveía otorgar 40.000.

Netbooks para estudiantes: En 2010 y con una inversión de $1.000 millones, el organismo previsional lanzó el plan ‘Conectar Igualdad’ que entrega una computadora tipo netbook a alumnos de escuelas primarias y secundarias de todo el país. En un plazo de 3 años se debían repartir 3 millones de máquinas.

Asignación “Universal” por Hijo: Acorralada por la oposición que se disponía a sacarlo por ley, la Presidente lanzó en 2009 un subsidio para hijos de desocupados y trabajadores informales.

Unos días antes, y para desacreditar el impulso opositor, la mandataria había dicho que el Estado no contaba con los fondos para financiar el programa que también incluyó a mujeres embarazadas.

Crédito a la General Motors: En junio de 2009, ANSES le prestó a la fábrica de autos $259 millones para financiar su modelo Agile. En noviembre de 2010, la compañía de origen estadounidense informó que devolvió la totalidad del préstamo, mientras que el Gobierno aseguró que recaudó US$60 millones en concepto de intereses.

Transferencias al Tesoro Nacional: Al igual que el Banco Central y otros organismos estatales, ANSES se ha convertido en uno de los principales acreedores del Estado con millonarias transferencias al Tesoro Nacional. Gracias al aporte del organismo previsional, y de otros, el Gobierno Nacional pudo atenuar el déficit fiscal.

Ante el uso casi irrestricto de los fondos de los jubilados por parte del Gobierno Nacional la Auditoria General de la Nación (AGN) presentó recientemente un informe en el que critica el manejo de los recursos administrados por ANSES.

Sobre el Fondo de Garantía de Sustentabilidad, en el que hay $ 201.027 millones, los auditores marcaron que “hay ausencia integral de gestión financiera” y “debilidad de gestión por parte del organismo”.

“Al no contar ANSES con una proyección a mediano y largo plazo sobre la sustentabilidad del sistema, las decisiones de corto plazo no tienen mayor sustento”, marcaron los auditores.

De esa forma, cuestionan los préstamos de ANSES a programas de Gobierno y sector público a tasas que no cubren la inflación, por lo que esos fondos perderán valor “aun bajo el supuesto de que se cobren los créditos otorgados”.

Los auditores pasaron la lupa en algunas operaciones financieras de ANSES y encontraron que el Estado salió perdiendo en esas transacciones al menos un par de veces.

“Hubo 2 canjes de bonos con bancos privados que ocasionaron un perjuicio de $ 517,1 millones”, destaca la AGN. Según los revisores, los activos recibidos (los bonos bancarios) se tendrían que haber tasado según su valor de cotización y no a valor técnico, como hizo ANSES.

“El organismo previsional adujo que, un año y medio después de haber comprado esos bonos, los mismos subieron de precio que les permitieron recuperar la pérdida de 2010”, cuenta la AGN que respondió ANSES.

Los auditores entienden que el “tenor de la improvisación” de Diego Bossio en el organismo se advierte cuando “se sacan fondos del sistema (jubilatorio) para otros destinos que no tienen relación con la futura clase pasiva”.

 4. Denuncian estafas a jubilados con préstamos de ANSES[4] 

Se abrió un proceso judicial por créditos jamás otorgados. Podría quedar involucrado el propio organismo. En la mira, Diego Bossio, titular de ANSES, entre los jubilados y la investigación de la Justicia.

Con los créditos y la tarjeta Argenta que emite ANSES se puso en marcha una estafa que ya perjudicó a cientos de jubilados.

Por este escándalo se abrió una causa judicial que está en manos de la Unidad Fiscal para la investigación de delitos relativos a la Seguridad Social (UFISES), a cargo de Guillermo Marijuán, y también del juzgado nº 11 a cargo del juez Claudio Bonadío. Esto podría involucrar al propio organismo previsional. En los Tribunales hablan de una “mega causa” que podría tener vinculación con otras denuncias.

Todo se destapó porque muchos jubilados comprobaron en sus recibos de haberes descuentos mensuales continuos del orden de los $ 400 por mes como cancelación de la cuota de la tarjeta Argenta cuando nunca habían solicitado esa tarjeta. Así figura en el ticket que les entregan en el banco donde cobran la jubilación.

Hicieron la denuncia en ANSES, donde les dijeron que debían completar un formulario de reclamo solicitando “el reintegro de las sumas descontadas” y que no se les efectúe ningún nuevo descuento. Nunca recibieron una explicación por semejante quita de sus ingresos. Otros reclamaron en la Defensoría de la Tercera Edad y en los Tribunales.

Clarín empezó a indagar el tema a partir de llamados telefónicos y cartas de jubilados quienes indignados denunciaron esta estafa.

En la UFISES fueron confirmadas. Respondieron que estaban investigando y no podían adelantar los resultados.

En tanto, Eugenio Semino, Defensor de la Tercera Edad, confirmó a Clarín esas denuncias. Así, dijo que la Defensoría había recibido reclamos por descuento en los haberes por créditos de la Tarjeta Argentina “siendo que dicho crédito no fue nunca solicitado por ninguno de esos jubilados” y que en “la mayoría de los casos, no tenían la tarjeta ni la habían solicitado”.

Semino agregó que los jubilados mostraron la constancia escrita de la denuncia ante ANSES, que luego la propia entidad que dirige Diego Bossio rectificó el supuesto error y suspendió los descuentos indebidos.

Sin embargo, no se sabe cuál es el mecanismo que genera esos “errores”. “Por eso hicimos un pedido de informe sobre las causas de estos descuentos indebidos”.

Semino también alertó a los jubilados a que verifiquen los recibos de haberes. “Muchos ni siquiera los miran y pueden ser uno de los tantos estafados”, dijo. Y agregó que en general los perjudicados son jubilados que ganan por encima de la mínima por lo que pasa más desapercibido el descuento de la cuota.

Lo que hay que verificar es que en el recibo no figure un descuento por la Tarjeta Argenta, si el crédito no fue solicitado por el titular.

Para los especialistas semejante operación fraudulenta no es un “error”, no puede hacerse sin un acceso a la base de datos y sin que exista un mecanismo interno que permita a los involucrados quedarse con el monto del supuesto crédito. La estafa en juego es mucha plata.

El programa de créditos para jubilados y pensionados Argenta permite obtener préstamos de hasta $15.000 en hasta 40 cuotas, con tasas fijas que van del 17% al 23%.

La relación cuota−ingreso no puede superar el 30% de los ingresos mensuales y se debita mensualmente del haber, lo que asegura la percepción de la deuda.

A través de la tarjeta Argenta los jubilados y pensionados pueden pedir préstamos para adquirir determinados productos.

Además, cuentan con descuentos sobre los precios de lista en supermercados, indumentaria, calzado, electrodomésticos y farmacias, entre otros rubros.

Este programa se financia con recursos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de ANSES. Se puso en marcha en julio de 2012 luego que Clarín revelara que estaban cobrando tasas de más del 100% anual a través de Mutuales, autorizadas por ANSES para dar créditos a jubilados, descontando la cuota de los haberes.

 5. Las mentiras de Diego Bossio[5] 

Mientras dice que no tiene plata para los jubilados, ANSES gasta $ 80.000 millones con otros fines. Según el titular del organismo, no pueden actualizar haberes como dictaminó la Justicia porque entrarían en “déficit”. Pero destina fondos para planes sociales y financia al Tesoro.

Mientras el titular de ANSES, Diego Bossio, insiste en que no hay fondos para cumplir con los fallos judiciales, los números oficiales marcan que de los $280.000 millones del presupuesto del organismo para 2013, unos $ 200.000 millones serán para pagar los beneficios del sistema −como jubilaciones y pensiones, seguros de desempleo y asignaciones familiares.

Pero el resto −$80.000 millones− cubren prestaciones no contributivas que deberían tener un financiamiento propio porque no forman parte del régimen previsional, como la Asignación por Hijo, las pensiones no contributivas, los déficits de las cajas de Policía, FF.AA. y de Seguridad y Cajas provinciales no transferidas, diversos planes de empleo y el plan de computadoras Conectar para chicos en edad escolar.

Además, a través del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) −que maneja hoy $ 215.000 millones− y los excedentes de ANSES, el organismo previsional financia los déficits del Tesoro Nacional y otorga créditos a empresas públicas y privadas , y planes de vivienda, el PROCREAR.

Y en los últimos años se agrandaron las cargas que otros Ministerios y organismos que no tienen un financiamiento propio transfieren a ANSES. Por ejemplo, los más de $ 20.000 millones anuales de las pensiones no contributivas que otorga Desarrollo Social que en 2001 sumaban 300 mil y ahora totalizan 1,2 millón. O los $ 14.000 millones de la Asignación por Hijo, cuya legitimidad no se cuestiona, sino que deba ser afrontada por ANSES.

O los $ 1.700 millones del plan de computadoras escolar, que tampoco se cuestiona, pero que debería ser financiado, como el resto de ese tipo de beneficios, con gravámenes a la renta financiera y no a costa de los jubilados y pensionados.

 6. Denuncia de Elisa Carrió contra Diego Bossio por “desvío de fondos”[6] 

La diputada opositora presentó junto a Fernanda Reyes una denuncia penal por “fraude a la administración pública”

La diputada nacional Elisa Carrió y la candidata a senadora Fernanda Reyes presentaron hoy una denuncia penal contra el secretario de Finanzas, Adrián Cosentino, el secretario de Hacienda, Juan Carlos Pezoa, y el titular de ANSES, Diego Bossio, por el desvío del dinero de los jubilados hacia otros gastos del Estado.

Carrió y Reyes pidieron “que se investigue la posible comisión de los delitos de fraude a la administración pública, violación de los deberes de funcionario público y malversación de caudales públicos y la violación a la ley del Sistema Integrado de Jubilaciones y Pensiones”.

Las dirigentes de la Coalición Cívica−ARI hicieron esta presentación ya que “el 28 de junio de 2013 se publicaron en el Boletín Oficial dos resoluciones conjuntas de la Secretaría de Finanzas de la Nación y la de Hacienda, más de ocho meses después de su dictado”.

“Situación oscura, sospechosa y en las antípodas de la transparencia que el sistema republicano impone a los actos de gobierno. La publicidad de sus actos es un imperativo legal que ha sido violado y entendemos que [el juez] debe investigar los verdaderos motivos de esta irregularidad”, afirmaron Carrió y Reyes.

Para las referentes de la CC ARI, “es sorprendente lo burdo, manifiesto e irregular de estas operaciones”.

“La publicación del Boletín de fecha 28 de junio de 2013 no hace otra cosa que revelar flagrantemente una maniobra irregular que más allá de realizarse para ocultar estas resoluciones evidencia tener un fin ilegal que entendemos debe investigar en aras de llegar a la verdad, de preservar el patrimonio público y de sostener la publicidad de los actos de gobierno que no puede ser burlada de ninguna manera, y menos aún de forma tan burda”.

Las candidatas cuestionaron que se haya decidido “suscribir una letra del tesoro nacional −en este caso por ochocientos treinta y cinco millones a vencer el 28 de noviembre de 2013− permaneciendo esta operación oculta para el pueblo argentino y especialmente para la mayoría de los jubilados que soportan haberes mínimos y condiciones de vida inaceptables”.

 7. ANSES estafa a sus beneficiarios[7] 

Traicionando su función previsional, ANSES se ha transformado en un agente financiero del Estado en momentos en que las reservas del Banco Central disminuyen diariamente y el capital financiero vuelve a adquirir un notorio predominio, capaz de alentar una peligrosa espiral inflacionaria y especulativa, cuyo blanco principal sea el patrimonio de los jubilados.

En más de 60 informes, la Auditoría General de la Nación (AGN) destacó aspectos críticos de la gestión de ANSES, particularmente aquellas medidas que ponen en riesgo los activos de su propiedad.

En la actualidad, despierta preocupación y alarma la venta de bonos nominados en dólares de su cartera de inversiones con la finalidad explícita de regular y contener el valor del dólar paralelo.

Se trata de medidas de gobierno que acrecientan en forma notoria la descapitalización de este patrimonio público, asignado por ley en forma exclusiva y excluyente al sistema de la seguridad social, y que comprometen gravemente su solvencia futura.

En los últimos tiempos, ANSES ha intervenido frecuentemente en el mercado de valores para desprenderse de títulos públicos, por debajo de su valor de mercado y sin limitaciones. Se trata de operaciones bursátiles de gran envergadura que no han obtenido el resultado declarado −contener el dólar paralelo−, aunque visiblemente han entrañado serias consecuencias sobre su patrimonio. Debemos tener presente que la implementación de la política monetaria es incumbencia del Banco Central y no de ANSES.

Se incurre con ello en un grave apartamiento de la función propia del organismo y de los criterios de seguridad y rentabilidad exigidos por la legislación vigente para administrar el llamado Fondo de Garantía de Sustentabilidad, cuyos recursos en su totalidad debieran ser utilizados únicamente para efectuar pagos a los beneficiarios del sistema previsional. Su administración no ha sido confiada solamente a ANSES, sino a una más alta responsabilidad estatal, que representan en un Comité Ejecutivo los secretarios de Hacienda, de Finanzas y de Política Económica del Ministerio de Economía de la Nación, quienes son corresponsables de la gestión y tienen a su cargo, además, elaborar un plan de inversiones e informar periódicamente de sus resultados.

El sistema previsional debe entenderse como un bien público cuya correcta administración reviste absoluta prioridad para el Estado.

Así lo disponen las leyes 26.222 y 26.425, y el decreto 897/07 de creación del Fondo de Garantía de Sustentabilidad, como un fondo de reserva con objeto de instrumentar una adecuada inversión de los excedentes financieros del régimen previsional, atender eventuales insuficiencias en el financiamiento del sistema para preservar la cuantía de las prestaciones previsionales y atenuar el impacto financiero que sobre el régimen previsional pudiera ejercer la evolución negativa de variables económicas y sociales, como acontece en la actualidad.

Cabe preguntarnos cuánto perdieron en pocos días nuestros jubilados con la liquidación de bonos dolarizados de ANSES.

La solvencia del sistema de seguridad social es un tema clave en el escenario público, donde se agitan los apremios del presente y las expectativas del futuro para la mayoría de la sociedad, por el alto impacto social y las repercusiones concretas que se extienden a las personas y las familias.

Por ello resulta inadmisible todo comportamiento del Estado que pueda acarrear debilidades importantes en la función primaria del sistema previsional: garantizar un digno sostenimiento económico de la clase pasiva, actual y futura.

Desde la AGN se han censurado aspectos centrales vinculados a la sustentabilidad del régimen previsional en una perspectiva de mediano y largo plazo.

También se ha cuestionado la utilización de fondos de la ANSES para otros destinos ajenos al sistema previsional, incluyendo gastos corrientes del Estado nacional.

Asimismo, la actitud contumaz del Estado frente a los reclamos reiterados de actualización de los haberes, a pesar de los fallos condenatorios y compromisos internacionales de no apelar las sentencias, ha incrementado de manera exponencial la litigiosidad del Estado en detrimento de los legítimos beneficiarios del sistema.

Dadas las notorias falencias detectadas en el balance de la ANSES, la AGN no ha podido expedir dictámenes favorables sobre la ejecución presupuestaria, en la mayoría de sus ejercicios.

Se ha comprobado además la ausencia de un sistema de información integral sobre las operaciones de mercado, registro y administración de su cartera de inversiones.

Un estudio de sustentabilidad realizado para establecer posibles escenarios futuros comprobó que la ANSES no ha efectuado un análisis actuarial que le permita contar con elementos de juicio válidos o hacer proyecciones a mediano y largo plazo sobre la solvencia del sistema.

De allí se desprende que las decisiones de corto plazo −financieras o de inversión− carecen de soporte. El estudio indica que durante la próxima década la ANSES y el régimen previsional en su conjunto se verán comprometidos gravemente por el crecimiento de la deuda contingente derivada de los juicios y compromisos de pago a futuros jubilados y pensionados, y por la falta de previsión de recursos para atender esas erogaciones.

Además, la ANSES no informa ni contabiliza la deuda que generan las futuras jubilaciones, y se limita a registrar los ingresos que percibe anualmente por aportes y contribuciones, sin tener en cuenta que se trata de fondos que recibe para su administración y futura devolución a los beneficiarios.

Por lo tanto, cada vez que se comprometen los recursos de la ANSES para finalidades ajenas a las obligaciones previsionales se estafa a sus beneficiarios, que son los trabajadores aportantes y los jubilados actuales y futuros.

Por supuesto, es necesario resolver el financiamiento estatal de algunas medidas y acciones de gobierno, pero por otros medios.

No resulta difícil advertir los efectos económicos y sociales negativos que genera la ANSES cuando se desprende de bonos en dólares que pasan a manos privadas a cambio de pesos.

Al tiempo que se aceleran las posibilidades de vaciamiento del sistema previsional, se incrementa el endeudamiento estatal, en un contexto de pérdida de reservas que se extiende con graves consecuencias para la economía y la sociedad.

Curiosamente, una medida que descapitaliza el patrimonio público de la ANSES brinda a la vez una insólita oportunidad de especulación financiera a sectores sociales de altos ingresos, los únicos con acceso a sus cuestionables beneficios.

Con la práctica del Tesoro de extraer recursos de la ANSES, el Fondo de Garantía de Sustentabilidad ha pasado a transformarse en un depósito de deuda pública, donde se dejan papeles de menor o nula rentabilidad y se retiran fondos de recaudación que son haberes propios de los jubilados, para financiar otros gastos del Gobierno.

Tal como ha acontecido con otras operatorias ruinosas para la ANSES −como los préstamos a tasas negativas por debajo de la inflación−, la venta de bonos en dólares profundiza la incertidumbre sobre la sustentabilidad futura del sistema previsional y compromete gravemente su integridad.

[1]           Fuente de información: Informador público, 2/5/12, “Investigan red de corrupción en ANSES”, http://site.informadorpublico.com.

[2]           Fuente de información: Perfil.com, 15/8/12, “Bossio convirtió a ANSES en una bolsa de trabajo K”, http://www.perfil.com.

[3]           Fuente de información: Perfil.com, 13/6/12, “Dinero de ANSES para todo menos para lo que deben”, http://www.urgente24.com.

[4]           Fuente de información: Clarín, 20/9/13,”Denuncian estafas a jubilados con préstamos de ANSES”, http://www.clarin.com. Más información: Clarín, 21/9/13, http://www.clarin.com; ídem, 21/8/13, http://www.clarin.com.

[5]           Fuente de información: Clarín, 7/11/12, “Millones desviados a otros usos”, http://www.clarin.com.

[6]           Fuente de información: La Nación, 10/7/13, “Carrió denuncia a Bossio y otros funcionarios por desvío de fondos”, http://www.lanacion.com.ar.

[7]           Fuente de información: La Nación, 7/2/14, “La ANSES estafa a sus beneficiarios”, http://www.lanacion.com.ar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s