La Corrupción K en la “Década Ganada” (Capítulo LXI)

CAPÍTULO LXI 

CARLOS TOMADA, UNA VIDA DE PELÍCULA 

SOLVENTADA CON DINERO PÚBLICO

 Lo que las leyes no prohíben, puede prohibirlo la honestidad. Lucio Anneo Séneca

1. Dilapidación de los fondos del Estado[1]

 a) Un caso de autohomenaje fallido 

Se sabe que el ego de los políticos suele ser inmenso. También, que los autohomenajes son parte del escenario político argentino. El problema surge cuando esos homenajes que se hacen de sí mismos y su carrera son pagados con el dinero de los contribuyentes.

Es el caso del ministro de Trabajo y Seguridad Social de la Nación, Carlos Tomada, que en 2011 hizo producir una película sobre su carrera política en el kirchnerismo, financiada con fondos públicos.

Corrían los días anteriores a la elección de 2011 y Tomada creía que podía darle al kirchnerismo un triunfo en el territorio porteño, tradicionalmente hostil al peronismo. Estaba decidido a reforzar su campaña por la jefatura de Gobierno con un video en el que se iban a describir sus logros desde que llegó a esa cartera el 25 de mayo del 2003, cuando fue nombrado por Néstor Kirchner.

En lugar de contratar el servicio con los fondos de campaña o personales, Tomada llamó a una licitación para que el Estado se hiciera cargo de los gastos.

El ministerio de Trabajo realizó, entonces, dos licitaciones privadas (una de ellas fallida) para la recopilación de material de archivo de su propio ministerio, la adquisición de material que no poseía la repartición y la filmación de entrevistas que serían, luego de aprobado un guion,  llevadas a un DVD del que –aparentemente según los pliegos licitatorios− solo se realizaron 50 copias, cuyos destinatarios y la calidad del material se desconocen.

Las licitaciones privadas en cuestión fueron la 17/2011 (dejada sin efecto) y la 25/2011 (expediente N° 143.047/10), que fueron publicadas en el Boletín Oficial. La ganadora de esa licitación fue la firma Milkao SA, de acuerdo con documentos en poder de Eliminando Variables, que obtuvo un contrato por $142.780 para la realización de ese particular trabajo. A valor dólar oficial más alto del 2011, la cifra rondó los 29 mil dólares.

El gran dato llamativo es que el costo adjudicado entre la licitación inicial (la 17/2011) y la final (la 25/2011), casi se triplicó, pasando de $48.600 a $142.780.

De acuerdo con los pliegos de las especificaciones técnicas, la idea madre fue la “confección de un video documental” con las actividades protocolares y entrevistas realizadas por el ministro y otros funcionarios del Ministerio, con retoques digitales, placas y animación, corrección de imágenes, musicalización y con la presencia de un locutor del ISER.

Parte de ese material documental disponible en diversos formatos (VHS, DVD, VCD, etc), fueron “provistos por la Dirección de Prensa y Comunicaciones”.  Y subrayaba que el material a aportar por la empresa prestataria del servicio, debía estar “obrante en sus archivos”.

Además, se solicita que el archivo fílmico debía ser actualizado con la realización de entrevistas de la prestataria con todo el material técnico y humano disponible para actualizar temas.

De acuerdo al documento de contratación al que accedió Eliminando Variables, Milkao SA recibió el material oficial del período 2003 al 2011, junto con grabaciones exposiciones públicas realizadas por Carlos Tomada y otros funcionarios dentro del ministerio de Trabajo o en ámbitos externos.

El trabajo propio de la empresa para realizar el documental/película de Tomada, de hecho, consistió en 10 jornadas de trabajo de 4 horas y hasta 230 horas de edición de videos, con hasta 60 horas de edición de sonido.

El trabajo final tendría que estar multicopiado en 50 unidades de DVD, con impresión en calidad fotográfica y dentro de cajas plásticas, transparentes, doble, de 7 mm para presentación.

 b) Algunos detalles de las empresas que cotizaron 

La licitación privada 17/2013, que poseía el número de expediente 143.047/2010, fue originalmente publicada en el Boletín Oficial el 6 de abril de 2011.

En principio, había sido seleccionada la firma Guevara 24 SRL, por un total de $48.600. Sin embargo, en un dictamen, tras algunas consultas realizada por la “Dirección de Prensa y Comunicaciones” del ministerio de Trabajo, se informó que el material que documental de Tomada con el que contaba la firma era “insuficiente, teniendo en cuenta que no incluye ningún documento entre los años 2003/2005 y de los años posteriores”, y que “sólo se mencionan pocos eventos aislados”.

La misma Dirección de Prensa, a la vez, señaló que el material final no podría estar “supeditado” al que “eventualmente” podría ser provisto a la empresa adjudicataria por terceros. En tal sentido, se declaró fracasada la licitación, sin efecto, y se decidió abrir otro llamado, esta vez bajo el número final 25/2013, aunque con igual número de expediente.

En esa licitación se presentaron 3 ofertas para cotización: las de las firmas Sedial SA (por $168.795), Milkao SA (la ganadora, por $142.780) y Ladoblea SA (por $491.016).

Tanto Sedial SA como Milkao SA compartían un dato en particular: ambas tuvieron el mismo presidente de desde el 2008 al 2010. La persona en cuestión es Pablo Gastón Catán, dando la misma dirección societaria para las compañías: Viamonte 749 Piso 15 oficina 5, CABA.

Durante el transcurso del 2010, según datos a los que accedió Eliminando Variables, Catán renunció a ambas sociedades como presidente, quedando solo como director suplente de la firma Milkao SA, siendo nombrado presidente de la sociedad Ignacio José Daubian.

La firma Sedial SA, en apariencia desde esa fecha, cambió de propietarios, siendo los mismos desde fines del 2010 Jorge Alfredo Barry como presidente y Juana Barry como vicepresidente.

Sin embargo, los actuales titulares de ambas compañías continúan dando como “domicilio especial” la dirección de Viamonte 749 Piso 15 oficina 5, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Milkao SA y Sedial SA, además, cuentan con otra coincidencia: originalmente fueron concebidas como entidades financieras y de inversión, con la característica de que Milkao SA era también inmobiliaria.

Esta empresa, a la vez, agregó a sus “objetos societarios” en el 2008, la posibilidad de realizar actividades de marketing, promoción y la realización de eventos, junto con la publicidad e imagen.

En el caso de Sedial SA, también modificó su estatuto, aunque en el 2010, con sus nuevos propietarios, también enfocándose en la comunicación.

Ladoblea SA, la otra empresa cotizante, tenía como antecedente haber sido adjudicada en el 2010 para la realización de un video documental del ministerio de Trabajo en ocasión de los festejos del Bicentenario de la Revolución de Mayo 1810-2010. Esa licitación pública fue la 35/2010, por un monto de $317.000.

Eliminando Variables intentó hacerse con alguna copia del material de video realizado para el ministro Tomada en la licitación 25/2011. Fue imposible hallar copias y la página del ministerio tampoco la tiene en sus archivos.

Después de todo, aquel trabajo fue realizado en tiempos de una campaña electoral que terminó en derrota para el ministro. Y la película de Tomada quedó en el arcón de los recuerdos, como muchas cosas que se pagan con el dinero de los contribuyentes.

Los 590 dólares que costó cada copia hicieron de este video un gusto personal muy caro para el funcionario que soñaba con ser jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

 2. La vida “austera” de los intocables de la Casa Rosada[2] 

Carlos Tomada (Trabajo), Julio De Vido (Planificación Federal), y Alicia K (Desarrollo Social) presentaron patrimonios “bajos” en comparación con otros miembros del Gabinete.

Desde que Néstor Kirchner inicio este ciclo político en 2003, solo Carlos Tomada y Julio de Vido sobrevivieron a los sucesivos cambios y renovaciones de Gabinete en las tres gestiones K. La tercera ministra más antigua es Alicia Kirchner.

Perfil.com analizó las últimas declaraciones patrimoniales de los tres ministros “intocables” para Cristina Fernández, que esta semana renovó la Jefatura de Gabinete y a dos ministros.

Alicia Kirchner parece no haber seguido el camino de su hermano Néstor y su cuñada Cristina. Lejos de comprar hoteles en El Calafate y acumular una treintena de propiedades, la ministra de Desarrollo Social desde agosto de 2006 es la ministra con menos patrimonio en la Casa Rosada.

En su última declaración jurada a la AFIP, la hermana del fallecido expresidente incluyó bienes y depósitos por sólo $121.235.

¿Cómo Alicia K explica una “riqueza” tan reducida? La jefa de la cartera de Desarrollo Social no posee propiedades a nombre suyo en Santa Cruz ni la Capital Federal.

Según su declaración jurada que divulgó la Oficina Anticorrupción, Alicia es dueña de un lote de 1.666 m2 en El Calafate −compra de terrenos fiscales que le valieron acusaciones de compra irregular− cuya valuación fiscal es de apenas $10.969.

La ministra poseía US$ 86.831,05 en el inicio del cepo cambiario y para diciembre de 2012 pesificó ese monto (en su cuenta sólo quedaron 3,54 dólares) siguiendo la orden de la jefa de Estado.

La cuñada de Cristina Fernández, en el cierre del año pasado, declaró $37.455 en un plazo fijo, $63.884 en dos cajas de ahorro y bienes caseros por $3.698. Nada más.

No obstante, la hermana de Néstor Kirchner mantiene un elevado nivel de vida. En 2012 tuvo un salario mensual medio de $46.211 ($600.744 en el año, un 60% más de lo que ganó en 2011) y tuvo “gastos personales” por $594.934.

Carlos Tomada asumió como ministro de Trabajo en 2003, pero para entonces ya tenía una larga trayectoria como abogado laboralista y letrado asesor de la CGT y organismos internacionales.

Más allá de eso, el jefe de la cartera laboral no declaró una fortuna opulenta durante la “década ganada” a diferencia de Arturo Puricelli de Defensa ($10.984.024) o Juan Manzur de Salud ($9.176.940), los ministros más ricos del Gabinete.

En 2012, su presentación de bienes y dinero a la AFIP fue de un total de $618.632. Curiosamente, en 2011 había declarado una fortuna de $932.072, con lo que es el funcionario al que más se le redujo el patrimonio. Aunque el año anterior la presentación a la Oficina Anticorrupción era más detallada que la de la AFIP que se dio a conocer este año, la cual no permite conocer bienes de cónyuges y familiares.

En 2011, Tomada declaró un salario mensual promedio de $26.000 (340.000 anuales). En 2012, sus ingresos mensuales como ministro fueron superiores: $45.000 ($589.515 al año, poco menos que su patrimonio).

Es decir que el funcionario que no avalaba acuerdos paritarios de los gremios superiores al 25%, tuvo un incremento en su nómina del 73% de sus ingresos.

El jefe de la cartera laboral declaró su casa de la Capital de 344 m2 ($230.150), un departamento en la Ciudad de 170 m2 ($148.064), dos propiedades y dos lotes en la Costa atlántica de 85 m2 cada uno –heredados− por una valuación fiscal total de apenas 9.000 pesos, un volkswagen Gol 2003 ($43.000), bienes de sus hogares por $23.392 y depósitos bancarios y dinero en efectivo en pesos por $167.000.

Tomada indicó que no posee deudas y que sus gastos personales fueron en 2012 de $546.726.

Julio De Vido es ministro de Planificación Federal desde el mismo día que Néstor Kirchner asumió como Presidente. Desde entonces fue denunciado en casos de corrupción con la obra pública y el transporte, pero siempre salió ileso.

Incluso fue sobreseído junto a su mujer en un caso por enriquecimiento ilícito en 2009 y 2012. Las cifras de su última declaración jurada son bajas.

Tras diez años como controlador de la obra pública nacional, De Vido detalló a la AFIP un patrimonio neto de $531.610, uno de los más bajos del Gabinete de la Nación. Según su declaración de bienes, solo está a su nombre un departamento en la Capital Federal de $17.768 y bienes muebles por $6.220.

Su chacra de 4 hectáreas en el country Puerto Panal (Zárate), con un valor de mercado de 1 millón de dólares, lo puso a nombre de su mujer, Alessandra “Lali” Minnicelli, síndica adjunta de la SIGEN.

En el verano de 2012, cuando se cerró el mercado de divisas, De Vido poseía 234.669 dólares en una cuenta bancaria. Por orden y sugestión de su jefa, pesificó esos fondos y colocó $262.359 en plazos fijos y $202.205 en cajas de ahorro, según lo que declaró a finales de 2012. A su vez, el ministro más cuestionado de la Rosada declaró $346.581 como “gastos personales” el año pasado.

De Vido también tuvo un afortunado aumento salarial el año pasado. En 2011 cobraba $27.000 al mes ($360.000 al año) de media, pero un año después declaró ingresos anuales por $599.110, lo que equivale a un sueldo promedio de $46.085, un 70% más. Según el INDEC, la inflación oficial de 2012 fue del 10,8%.

[1]           Fuente de información: Eliminando Variables, web de periodismo, investigación e información, 18/2/14, “Ministro Carlos Tomada, una vida de película solventada con dinero público”, http://www.eliminandovariables.com/.

[2]           Fuente de información: Perfil.com, 22/11/13, “La ‘austeridad’ que declararon los ministros intocables de la Casa Rosada”, http://www.perfil.com.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s