La Corrupción K en la “Década Ganada” (Capítulo XLI)

CAPÍTULO XLI

ABUSO DE LOS VIAJES OFICIALES AL EXTERIOR

Todo el mundo dice que nuestros líderes son elegidos por las masas. ¿Pero por qué siguen gastándose todo el dinero de sus amos? Nosotros, el pueblo llano, sudamos sangre como si fuéramos bestias de carga, sólo para que ellos, corruptos y codiciosos, puedan engordar y no hacer nada. Mo Yan

 1. El Congreso fue, durante el año pasado, un jubileo casi constante[1]

a) Viajes para todos los gustos 

El 26% de la Cámara baja realizó salidas oficiales y lo mismo hizo el 55% de los representantes de la Cámara alta; Boudou fue el que llevó más acompañantes y custodios. Lideró la lista de viajeros y se destacó por su amplia comitiva.

Un cuarto de los integrantes de la Cámara de Diputados (el 26%) y más de la mitad de los miembros del Senado (el 55,5%) se embarcaron en costosos viajes hacia el exterior para asistir a foros, convenciones, conferencias y reuniones de las más diversas temáticas.

Solos o acompañados por asesores, los legisladores viajaron con sus pasajes y viáticos costeados íntegramente por los presupuestos de ambas cámaras, buena parte de ellos pagados en dólares o en euros, según fuera el destino.

Con tantos viajeros parlamentarios por el planeta no debería extrañar, entonces, que 2013 haya sido uno de los más improductivos en cantidad de leyes sancionadas desde el inicio de la democracia.

En efecto, se aprobaron solo 85 leyes (cuando el promedio histórico ronda las 110 normas), buena parte de ellas originadas en el Poder Ejecutivo. Hubo viajes para todos los gustos.

Entre ellos, uno de los más publicitados fue el que protagonizaron Amado Boudou y la senadora Beatriz Rojkés de Alperovich a Holanda, donde asistieron a la asunción de los reyes Guillermo y Máxima.

Pero no viajaron solos. El vicepresidente y titular del Senado estuvo acompañado por su jefe de prensa, Sergio Poggi, que viajó en primera clase y contó con 1350 euros de viáticos y otros 10.000 euros para “gastos eventuales con cargo de rendir cuentas”; también viajaron una asesora de su despacho y dos custodios, con viáticos similares y 5000 euros “para gastos eventuales”.

Como Boudou, la presidenta provisional del Senado también viajó con custodia y una asesora, obviamente con pasajes y viáticos incluidos. Según los decretos presidenciales, solo en pasajes para esa gira se abonó un total de $ 193.541, mientras se gastaron otros 12.630 euros en viáticos.

Boudou y Rojkés no fueron los únicos privilegiados en viajar al exterior tanto en el Senado como en Diputados.

En el caso del viaje de Boudou a Holanda, para evitar contingencias o eventuales sobresaltos, Poggi y la custodia del vicepresidente contaban con otros 15.000 euros extra, eso sí, con cargo de rendir cuentas.

Ahora bien, Boudou y Rojkés no fueron los únicos privilegiados en viajar al exterior el año pasado. Quienes conocen los pasillos parlamentarios saben que estos viajes constituyen uno de los grandes “incentivos” para senadores y diputados rasos de todos los colores políticos.

De hecho, muchos buscan aprovecharlos antes que sus mandatos fenezcan. Pero lo más llamativo es que, por lo menos, en el Senado −en la Cámara baja no hay datos disponibles hasta ahora− los senadores pueden viajar acompañados de asesores y todo (pasajes y viáticos incluidos) corre por cuenta del presupuesto de la cámara.

Ejemplos hay de sobra.

En junio pasado, por caso, las senadoras kirchneristas Liliana Fellner, Elena Corregido y María Rosa Díaz (MC), aliada al Gobierno, asistieron junto a tres asesores al “Taller Parlamentario sobre el derecho a la identidad y la protección: promoción de la inscripción universal en América latina”, que se realizó en Perú.

En rigor, ese taller duró solo dos días, pero se abonaron viáticos por hasta siete días para los seis viajeros.

Más exótico, el senador ultrakirchnerista Aníbal Fernández viajó a Suecia a la XXVI Conferencia Mundial de Asociaciones de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales que se realizó en diciembre de 2012.

No viajó solo; lo hizo acompañado por un asesor, según consta en el DP (decreto presidencial) número 334 al que tuvo acceso La Nación.

Según ese documento, cada pasaje costó 42.500 pesos y cada viajero recibió 1500 euros para viáticos.

Otros senadores, en tanto, envían a sus secretarios de viaje. Como es el caso de Rojkés de Alperovich, que mandó a una asesora suya a Dubai, para asistir a la Feria Gulfood 2013 a fines de febrero pasado, con pasajes y viáticos incluidos.

En abril envió tres asesores a Italia, al Foro Eurolatino de la Mujer, con siete días de viáticos. El costo total de este viaje fue de 117.618 pesos en pasajes y 5670 euros en viáticos.

Las senadoras Corregido y María de los Ángeles Higonet, del PJ La Pampa (aliado del Gobierno), son de las que más millas acumularon el año pasado.

Entre los viajes que realizó la senadora pampeana figura uno a Cuba, donde se realizó la III Conferencia Mundial por el Equilibrio del Mundo, entre el 28 y el 30 de enero. Acompañada por dos asesores, permaneció allí en total cinco días (pidió ampliar los viáticos).

 b) Información acotada 

En la Cámara de Diputados, la información que se divulga es más acotada, pero por lo menos ahora se puede saber qué diputados viajaron y hacia qué destinos lo hicieron.

Al igual que en el Senado, los motivos son de lo más diversos, cuando no polémicos.

Por caso, el diputado Rubén Sciutto, ex kirchnerista devenido massista, ex presidente de la Comisión de Deportes, viajó en enero pasado a España al lanzamiento de la Copa del mundo de ski.

La diputada oficialista María Chieno, por su lado, se embarcó hacia Palestina, donde participó de la XI reunión internacional por el arresto de Marwan Barghouthi, mientras que sus colegas Nora Videla (Compromiso Federal) y Olga Guzmán (Movimiento Popular Neuquino) pudieron disfrutar, en septiembre pasado, de la exótica isla de Bali, en Indonesia, donde se realizó el X Congreso Mundial de Educación. Ambas terminaron su mandato el 10 de diciembre pasado.

Los viajes al exterior no fueron de exclusiva competencia de los legisladores del oficialismo. También figuraron destinos llamativos para referentes de la oposición.

Por caso, la ex senadora de la Coalición Cívica María Eugenia Estenssoro viajó por siete días a Colombia para participar del XVIII Congreso de Teatro joven con todos los gastos pagos.

A su vez, la senadora del Frente Amplio Progresista Norma Morandini viajó por cuenta del Congreso a Miami para participar de un Foro Latinoamericano de Telecomunicaciones. Lo hizo por seis días y solo recibió viáticos.

Por otra parte, el ex senador radical Emilio Rached realizó un exótico viaje a Marruecos, junto con un asesor que también recibió, al igual que el legislador de la UCR, los gastos de viáticos que fueron pagados por la Cámara alta.

 c) La información disponible en las páginas web 

Los viajes que realizaron los senadores el año pasado pueden hallarse en la página web del Senado, donde figuran los decretos presidenciales de la Cámara alta que autorizan esos periplos.

Allí se detalla el motivo, la fecha y el destino de cada visita, así como los gastos en pasajes y viáticos de cada uno de los viajeros.

En la página web de la Cámara de Diputados la información es más acotada: solo se detalla la fecha de cada viaje, el legislador que lo realiza, el destino y el motivo de la visita.

De todas maneras, es un avance en materia de transparencia que se logró el año pasado, ya que es la primera vez que estos datos se publican.

En los decretos presidenciales del Senado también figuran aquellos viajes que, por distintas razones, no se concretaron, pero que, igualmente, debieron ser abonados.

El año pasado hubo tres viajes frustrados, por lo que el Senado tuvo que abonar las penalidades respectivas. 

DEL EDITOR: qué significa. Legisladores opositores y oficialistas no están exentos de los polémicos viajes y gastos. Prevalece así el espíritu corporativista legislativo ante todo.

 3. Advierten sobre el abuso con aviones oficiales y jets privados[2]

a) Costos millonarios 

Los utilizan para desplazarse funcionarios provinciales y nacionales. Gastan millones. Gobernadores, miembros de la Casa Rosada y funcionarios prefieren aviones y helicópteros a los autos oficiales para moverse de ciudad a ciudad, asistir a algún acto o simplemente tomar vacaciones.

Periodismo Para Todos presentó anoche un ranking de la flota de los gobernadores y contó que Cristina Kirchner lleva recorridos, en lo que va del año 252.300 kilómetros en aviones de la flota presidencial y jets privados.

Cristina lleva, como mínimo, 535 horas de vuelo, es decir algo más de 22 días. De esos 22 días, casi seis los pasó arriba de un helicóptero cubriendo los 15 kilómetros que separan la residencia de Olivos de la Casa Rosada.

Solo por ir y venir de Olivos a la Casa Rosada en helicóptero, Cristina lleva gastados US$ 585.900 en los primeros diez meses del año.

Para los viajes al interior o al exterior, la Presidenta se mueve en el avión presidencial, el Tango 01. Eso, siempre que el Boeing 757 no esté averiado. Por falta de mantenimiento o temor a embargos, el Gobierno debió pagar cuantiosas sumas por jets privados.

Pero además del Tango 01 y el 10, están los Tangos 02 y 03 y dos Fokkers 28, aviones que Cristina utiliza para hacerse llevar los diarios desde Buenos Aires cuando está en El Calafate o Río Gallegos.

Clarín ya había dado cuenta en detalle del uso discrecional de aviones por parte de gobernadores y funcionarios.

 b) ¿Quién es el funcionario público que más gasta? 

Pero no solo la Presidenta prefiere el transporte aéreo. El gobernador de Misiones, Maurice Closs, es el que más gasta. En el presupuesto 2014 de Misiones, se agregó un gasto extra de $ 4 millones para mejorar el hangar donde se guarda el helicóptero sanitario que Closs usa como móvil personal.

Después de un recital que Ricardo Arjona dio en Posadas el 21 de abril de este año, por ejemplo, Closs le prestó al cantante el helicóptero sanitario para que visitara las Cataratas y los saltos del Moconá.

Sin embargo, para viajes fuera de la provincia el gobernador alquila un jet privado por el que paga $ 42 mil ida y vuelta, según el Boletín Oficial.

En Tucumán, el gobernador José Alperovich cuenta con 2 aviones sanitarios de última generación, un Cessna Citation Bravo matrícula LV BEU y un Learjet matrícula LV CKA que le costó a la provincia 36,9 millones, 6 más que lo que autorizó la legislatura. Sin embargo, cuando los tucumanos requieren del servicio el avión no está.

En enero de 2011 una familia sufrió un accidente y la mujer debía ser trasladada de urgencia a Tucumán, pero Alperovich lo había usado para ir a Punta del Este con su familia.

También en Chaco, el gobernador Jorge Capitanich, tiene problemas para explicar el uso de los aviones provinciales. Tenía un Rockwell 690 matrícula LV−MBY que fue vendido al empresario K, Lázaro Báez a un precio irrisorio.

Entre fines de 2010 y principios de 2011, Chaco pagó US$ 4 millones por un Learjet 60 a BairesFly, la principal proveedora de los gobernadores. En ese avión viajó, tiempo después, Leonardo Fariña.

En Tierra del Fuego, La Rioja y Buenos Aires los problemas se repiten. En 2012 Daniel Scioli había prometido vender la flota de aeronaves por la falta de fondos para pagar salarios.

Pero no solo no se vendieron: algunas aeronaves son usadas como propias por el vicegobernador, Gabriel Mariotto. 

[1]           Fuente de información: La Nación, 6/1/14, “Los costosos y llamativos viajes de senadores y diputados al exterior”, http://www.lanacion.com.ar. Más información: Infobae, 6/1/14, “Los costosos viajes de senadores y diputados al exterior durante 2013”, http://www.infobae.com.

[2]           Fuente de información: Clarín, 14/10/13, “Advierten sobre el abuso con aviones oficiales y jets privados”, http://www.clarin.com.

Anuncios